“ En una sociedad tan egoísta como la que vivimos, la educación debe trabajar por la formación de personas solidarias, que contribuyan al bien común ”

José Luis Fernández Santillana, Secretario general de la Federación de Enseñanza USO (Unión Sindical Obrera)
06/06/2005

¿Cómo definiría el perfil profesional de un/a docente? ¿Qué competencias, aptitudes, actitudes y valores debería adquirir o tener una persona que desee dedicarse a la formación sea cual sea su ámbito de trabajo (estudios reglados o no reglados)?

Puede sonar a tópico decir que para dedicarse a la educación es imprescindible tener vocación. Aquellas personas que sienten la llamada de la enseñanza suelen dedicarse de otra manera a esta profesión, conscientes como son del servicio y la ayuda que prestan a sus alumnos. En este sentido, son ciertamente gratificantes las referencias a la profesión docente que un pensador tan prestigioso como George Steiner hace en su último libro "Elogio de la transmisión” (Siruela), donde menciona que lo que define a un profesor es su pasión por contagiar lo que se lleva dentro. No podemos olvidarnos, pues, de este componente personal, difícil de cuantificar, a la hora de definir el perfil de un docente. Desde un punto de vista más profesional, diríamos que lo que define a un docente es su sólida formación científica y humanística, su capacidad para adaptarse a los alumnos con el fin de tirar de ellos hacia arriba, su pasión por la calidad, su apertura hacia las nuevas tecnologías y su constante renovación metodológica, todo ello aderezado con una calidad humana que les lleva a preocuparse por sus alumnos.

¿Cómo debería ser el desarrollo de la carrera profesional docente? ¿Qué propuestas haría sobre la formación continua, la inserción y las condiciones laborales del profesorado?

Las condiciones laborales del profesorado no son iguales en todos los sectores y convenios colectivos. Por ejemplo, nuestra organización lleva ya años reclamando la analogía retributiva y de condiciones de trabajo de los docentes de la enseñanza privada y concertada en relación con sus homólogos de la enseñanza pública. Y esto no significa que los docentes de la escuela pública tengan unos sueldos y unas condiciones laborales maravillosas, sino todo lo contrario. Es fundamental conseguir que la sociedad reconozca el papel fundamental de los docentes y asuma las medidas necesarias para que estos profesionales recuperen este prestigio y reconocimiento social. Un primer paso en este sentido sería la negociación y aprobación del Estatuto de la Función Pública Docente.

Sobre la formación continua del profesorado se habla mucho y se hace poco. En la mayoría de los casos, esta formación queda condicionada por el entusiasmo personal, pues deben dedicar un tiempo extra, fuera de su horario laboral. Una de las reivindicaciones más importantes que desde la USO hacemos es que esta formación forme parte de la actividad docente del profesorado. Si tanto se habla de la necesidad de que el profesor se adapte a las nuevas tecnologías y a las nuevas formas de aprendizaje, se debería facilitar esta formación.

¿Qué relación cree que debería existir entre el profesorado y el resto de actores de la comunidad educativa: la administración, las asociaciones de padres, los sindicatos, los colegios o asociaciones profesionales, los alumnos?

Seguro que no somos originales si decimos que debe haber una estrecha cooperación entre todos los agentes educativos con el fin de mejorar la calidad de la enseñanza. Cuanta mayor participación exista, más posibilidades habrá de abordar desde todos los frentes los problemas educativos de nuestros alumnos. Sin embargo, pensamos que debe quedar bien claro cuál es el terreno en el que debe moverse cada uno, sin invadir competencias que puedan provocar estériles roces. En el momento actual, somos partidarios de dar un mayor protagonismo a los padres, verdaderos responsables de la educación de sus hijos.

¿De qué manera cree que los docentes pueden adaptar la formación que imparten a los cambios y nuevas demandas de la sociedad? ¿Qué herramientas o recursos necesitan los docentes para afrontar los cambios tecnológicos, sociales, económicos en una sociedad marcada por el proceso de globalización?

Muchas veces, lo que necesitan los docentes es que se les deje desempeñar su trabajo. Para ello, hay que facilitarles el ambiente de trabajo adecuado. Las escuelas deben ser, sobre todo, espacios preparados para la educación, la formación y adquisición de conocimientos y destrezas de los niños y jóvenes. Vendría bien, pues, que se despolitizasen las cuestiones educativas para que todos los agentes sociales y educativos se dedicasen a mejorar la educación. En este sentido, las leyes deberían facilitar este trabajo docente, pues el profesor es la pieza clave del sistema educativo. Eso sí, mejorar su prestigio pasa por mejorar también sus condiciones laborales y económicas, la mejor manera de reconocer el trabajo que desempeñan.

En relación con las herramientas o recursos que necesitan los docentes, hay que destacar que se están llevando a cabo importantes iniciativas, a nivel de centros, particulares o de las administraciones educativas, que tienen por fin facilitar a los profesores su adaptación a las nuevas demandas de la sociedad. Sin embargo, nos parece que tampoco es necesario que los docentes vayan detrás de todas estas demandas.

¿Cuál es la principal función social de los docentes según su opinión y cuál es la responsabilidad que les corresponde en la formación de las personas?

Los profesores tienen la misión de convertir a sus alumnos en personas libres, autónomas, con capacidad para elegir libremente su camino en la vida. Para ello, hay que facilitarles una formación en valores, asentada en los saberes humanísticos, que les permita juzgar de manera crítica la realidad que les rodea. Todos los profesores desean preparar buenos ciudadanos, responsables con sus derechos y obligaciones, que puedan construir una sociedad más solidaria y justa, respetando los valores democráticos. En una sociedad tan egoísta como la que vivimos, la educación debe trabajar por la formación de personas solidarias, que contribuyan al bien común. En este sentido, la responsabilidad de los docentes es clave para el futuro de la sociedad. Sin embargo, pensamos que muchas veces se ponen todo tipo de trabas para que los docentes no puedan desempeñar correctamente su trabajo. Y volvemos a una idea que ya hemos mencionado: urge despolitizar los ámbitos educativos para que la educación no esté sometida a los vaivenes políticos y no sea utilizada como un arma arrojadiza del debate político.
1 Comentarios
la formación en la cooperación
amanzio
Hace 6 meses
La formación en el valor de la cooperación es esencial en la educación para la paz, puesto que se trata de que los hombres y mujeres, niños y niñas, aprendan a obrar conjuntamente con otro u otros con un mismo fin. Una persona egoista es aquella que pide ayuda para sus cosas, pero que niega a prestarla a los demás.
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos Relacionados
Lo más Leido
Lo último