Asesor juvenil

Descripción
Los asesores juveniles trabajan para la administración pública en un servicio de asesoramiento que ofrece asesoramiento y ayuda a los jóvenes. Este servicio proporciona un soporte a los jóvenes en distintas áreas.
Actividades laborales
La función del asesor juvenil es ofrecer este servicio a los jóvenes.

Hay distintos asesores juveniles con experiencia en diferentes áreas. Algunos tienen conocimientos extensos de orientación profesional, mientras que otros tienen una formación en trabajo sociales (por ejemplo) y su experiencia tiene un alcance más amplio.

Además de trabajar con los jóvenes, los asesores juveniles sirven de enlace entre los jóvenes y padres/tutores, organizaciones de voluntarios y de servicios a la comunidad y otros profesionales que tienen un interés en el bienestar de los jóvenes.

Los asesores juveniles trabajan en escuelas y colegios, así como en servicios de la administración pública.

En las escuelas, el asesor juvenil ofrece asesoramiento y orientación sobre aspectos educativos, tales como la elección de asignaturas y las distintas opciones de carrera profesional. También ofrecen ayuda sobre otros temas, como la salud, estilo de vida y la economía.

Uno de los objetivos del servicio de asesoramiento de las escuelas es ofrecer ayuda adicional a aquellos jóvenes que lo necesitan. Así, los asesores juveniles pasan más tiempo con algunos estudiantes que a otros. Algunos estudiantes reciben apoyo de forma individualizada, mientras que otros reciben una ayuda más general.

Las escuelas trabajan en colaboración con su servicio local, para decidir la naturaleza exacta del servicio que debe ofrecer el asesor juvenil. Este puede discutir estas decisiones con la escuela.

Cuando es necesario, los asesores juveniles que trabajan en las escuelas pueden derivar estudiantes con problemas específicos a otros profesionales, por lo que existen otros asesores que tienen experiencia en áreas específicas.

Los asesores juveniles que trabajan en las universidades tienen una función similar a los de las escuelas, ya que proporcionan asesoramiento y orientación sobre una serie de cuestiones que afectan el aprendizaje y el desarrollo de los estudiantes.

Los servicios de asesores juveniles pueden recibir jóvenes en un centro. En este caso, los asesores personales ofrecen una gama de servicios, desde servicios más generales (por ejemplo, información sobre cursos universitarios locales) a servicios más específicos (por ejemplo, mejorar las relaciones con el propietario del piso que el joven tiene alquilado).
Perfil profesional
Para ser asesor personal se necesita:
  • Habilidades interpersonales y de comunicación.
  • Saber escuchar con atención, y hacer las preguntas correctas.
  • La capacidad de mostrar un interés genuino en las necesidades de sus clientes.

Debe ser:
  • Ágil a la hora de leer y escribir.
  • Flexible y adaptable.
  • Capaz de trabajar bien en equipo.
  • Bien organizado y estar motivado, así como mostrar habilidades de resolución de problemas.
  • Capaz de ayudar a las personas a la hora de tomar decisiones importantes, sin imponer soluciones.
  • Una persona objetiva y libre de prejuicios, sobre todo a la hora de tratar temas delicados.
  • Una persona segura de sí misma, para tener credibilidad con los jóvenes con los que trabaja.

Competencias
  • Amable.
  • Aptitudes para gestionar el tiempo.
  • Aptitudes para la escucha.
  • Aptitudes para la planificación.
  • Ayuda a las personas a pensar en sus posibilidades laborales, de aprendizaje y de formación.
  • Ayuda a los usuarios del servicio en persona y por teléfono.
  • Ayuda a relacionar destrezas e intereses de las personas con profesiones que tengan en mente.
  • Bien organizado.
  • Capacidad de análisis.
  • Capacidad para tener en cuenta y entender cómo se sienten las demás personas.
  • Capacidad para trabajar en equipo.
  • Capacidades organizativas.
  • Capaz de dar información compleja de un modo directo.
  • Capaz de identificar problemas.
  • Capaz de interpretar situaciones.
  • Capaz de plantear preguntas con claridad.
  • Capaz de plantear preguntas de manera objetiva.
  • Capaz de respetar a personas de todos los orígenes.
  • Capaz de tratar con personas difíciles o demandantes.
  • Capaz de valorar a las personas y analizar la información que dan.
  • Comprometido con la igualdad de oportunidades.
  • Conocimiento de los recursos locales.
  • Destrezas en informática.
  • Discreto.
  • Dispuesto a trabajar con varios tipos de personas.
  • Educado.
  • Enfoque flexible.
  • Enfoque profesional.
  • Entrevista a personas individualmente.
  • Flexible.
  • Habilidad para reunir datos.
  • Habilidades comunicativas.
  • Habilidades para la administración.
  • Habilidades para presentar.
  • Habilidades sociales.
  • Hace presentaciones.
  • Interés por desarrollos sociales, tendencias y actitudes.
  • Investigador.
  • Lleva registros con precisión.
  • No es sentencioso.
  • Objetivo.
  • Observador.
  • Paciente.
  • Perseverante.
  • Persistente.
  • Proporciona ayuda y asesoramiento sobre cuestiones financieras.
  • Proporciona formación.
  • Proporciona información, asesoramiento y guía.
  • Proporciona soporte y asesoramiento en materias relacionadas con la salud.
  • Realiza análisis documental.
  • Reúne información.
  • Se responsabiliza de los materiales y de los medios.
  • Trabaja con gente joven.
  • Trabaja con organizaciones de voluntarios y de vecinos.
  • Trabaja en equipo.
  • Trabaja en una escuela profesional.
  • Trabaja en una escuela.
  • Valora situaciones.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.
Cursos relacionados