Tapicero

Descripción
Los tapiceros trabajan en fábricas de muebles, tapizado muebles nuevos, y a menudo se concentran en una sola tarea, como el tapizado de los brazos de la silla.

Los tapiceros trabajan tanto con mobiliario nuevo como retapizando muebles antiguos.
Actividades laborales
Los tapiceros rellenan muebles y aplican forros suaves en muebles, como sofás, sillas y colchones. Hay dos tipos principales de tapicero: los industriales y los artesanales.

Los industriales llevan a cabo trabajos técnicos en fábricas o talleres, tapizando piezas de mobiliario nuevas. Utilizan materiales de relleno, como espuma y poliéster. Unen los rellenos a los marcos de muebles de madera y metal para formar el relleno para asientos, respaldos y brazos, y también los utilizan para rellenar cojines.

Para fijar la tapicería al bastidor, los tapiceros suelen utilizar una pistola de grapas manuales. Los adornos decorativos, tales como abalorios, se pueden unir con clavos y fijar con un pequeño martillo.

En algunas fábricas, un tapicero puede trabajar en una parte particular de los muebles, por ejemplo, en los brazos de las sillas. En otras fábricas, los tapiceros deben trabajar en la totalidad del mueble hasta que quede completo.

Los tapiceros artesanales están altamente cualificados y son capaces de completar toda la gama de tareas de tapicería. Pueden trabajar en muebles nuevos, pero también retapizar muebles antiguos, lo que puede incluir trabajos de reparación. Algunos artesanos tapiceros realizan el trabajos como tapizar muebles en hoteles y bares.

Los tapiceros artesanales son responsables del corte y confección, así como de la fijación de tapices. Usan plantillas para marcar las formas requeridas en la tela, con el fin de garantizar que los patrones coinciden con el producto final. También deben utilizar los tejidos, con eficiencia limitando residuos y costes, y pueden personalizar diseños.

Para el trabajo de retapizado, los tapiceros estiman los costos de desmantelamiento y reconstrucción de elementos para los clientes. Esto implica la realización de una inspección detallada de los muebles para evaluar su construcción, la identificación de los daños en la estructura y la decisión sobre las técnicas necesarias para realizar la tapicería.

El tapicero toma notas detalladas y a veces toma fotografías para asegurarse de que consigue la reconstrucción de una forma que coincida con el original. Algunos tapiceros tienen bastante contacto con el cliente, por ejemplo, dan consejos, cumplen con sus requisitos y les ayudan a elegir las telas.
Perfil profesional
Para realizar este trabajo correctamente necesitará:
  • Habilidades prácticas artesanales.
  • Una buena visión y un buen ojo para el detalle. Su visión de los colores puede ser probado.
  • Habilidades numéricas para calcular los costes y medir materiales con precisión.
  • Aptitud física, ya que se dedica mucho tiempo a trasladar muebles.
Si trata con los clientes debe:
  • Mostrarse educado y amable.
  • Disfrutar de dar consejos y persuadir a los clientes para que compren.
  • Este trabajo no resulta recomendable si se sufre problemas respiratorias o alergias, debido a la posible inhalación del polvo y la pelusa de algunas telas.

Competencias
  • Buen sentido del color.
  • Buena forma física.
  • Calcula costes.
  • Capacidad para concentrarse.
  • Capacidad para tratar al público en general.
  • Capaz de obtener resultados.
  • Capaz de prestar atención al detalle.
  • Capaz de seguir normativa en materia de salud y seguridad.
  • Capaz de trabajar con las manos de forma habilidosa.
  • Capaz de trabajar solo.
  • Capaz de utilizar herramientas.
  • Coloca rellenos y fundas a muebles.
  • Cuidadoso.
  • Habilidad para los números.
  • Preciso.
  • Promueve ventas.
  • Trabaja con madera y posee conocimientos de este material.
  • Trabaja solo.
  • Utiliza herramientas y maquinaria.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.
Cursos relacionados