Descripción
Los ortoptistas diagnostican y tratan los movimientos anormales de los ojos y demás problemas de visión. Gran parte del trabajo es con niños, tratan patologías como el estrabismo (bizquera) y la ambliopía (ojo perezoso). Trabajan con personas de cualquier edad, por ejemplo, en el tratamiento de problemas oculares relacionados con accidentes cerebrovasculares en ancianos. En algunas clínicas, ayudan a los médicos a diagnosticar y tratar enfermedades como el glaucoma.
Funciones
Los ortoptistas diagnostican y tratan problemas de la visión y movimientos anormales de los ojos.

Tratan problemas tales como:
  • Ambliopía (ojo perezoso).
  • Diplopía (visión doble)
  • Estrabismo (bizquera).
  • Visión binocular pobre (incapacidad de usar ambos ojos juntos correctamente).
Visitan a pacientes de todas las edades. Por ejemplo, como expertos en detección infancia visión, examinan la visión de los niños entre los cuatro y los cinco años de edad. En los ancianos, las deficiencias oculares a menudo están vinculadas a problemas como accidentes cerebrovasculares, trastornos de la tiroides y lesiones sufridas en accidentes. Algunas personas con discapacidades físicas y de aprendizaje tienen problemas con la coordinación ocular.

Los ortoptistas pueden utilizar distintos tipos de pruebas para diagnosticar problemas en los ojos. Los problemas visuales ser indicativos de que el paciente tiene un grave problema de salud subyacente, como cáncer, apoplejía o esclerosis múltiple, por lo que también necesitan tener conocimientos sobre las condiciones generales de salud del paciente.

El diagnóstico puede incluir:
  • Pruebas de presión ocular (tonometría) y pruebas de campo de la visión (campimetría) del paciente, que pueden ayudar a diagnosticar un glaucoma.
  • Imagen del fondo de ojo: la toma de fotografías de la retina.
  • Biometría: medición la longitud del ojo.
El uso de gafas puede corregir problemas como el estrabismo y ambliopía. Con algunos pacientes, sin embargo, el ortoptista tiene que aplicar otros tratamientos.

Por ejemplo, para tratar a un niño con visión reducida en un ojo (ambliopía), el ortoptista podría aconsejar a los padres colocar un parche sobre el ojo más eficiente durante un período de tiempo determinado de tiempo cada día, para forzar el otro ojo a trabajar. Este tratamiento puede mejorar la visión del ojo afectado. Leer, dibujar y jugar con juguetes pequeños ayuda a ejercitar el ojo mientras el niño está usando el parche.

En algunos casos, un médico ocular/cirujano (oftalmólogo) necesita operar los ojos del paciente para corregir una desviación de la visión. Con este fin, el ortoptista atiende y evalúa al paciente antes y después de la operación.

El ortoptista puede tratar algunos problemas con ejercicios, o mediante la adición de lentes adicionales o prismas para gafas.

Los ortoptista a menudo forman parte de un equipo, trabajan con gente como médicos especialistas y cirujanos, enfermeras y visitadores de salud.

La mayoría de los ortoptistas trabajan en los departamentos de oftalmología de un hospital público, pero también pueden hacerlo en unidades móviles, centros de salud y consultorios locales. Visitan lugares como escuelas para examinar la visión de los niños. Hay algunos ortoptistas que solo trabajan en el sistema sanitario público.
Perfil profesional
Para ser ortiptista se necesita:
  • Interés por la ciencia y conocimientos científicos, especialmente de biología.
  • El deseo de tratar los problemas de los ojos de la gente.
  • Paciencia, tacto y sensibilidad.
  • La capacidad de tranquilizar a los pacientes y de conseguir que se relajen.
  • Habilidades de comunicación para explicar las cosas con claridad y para dar consejos a los pacientes.
  • La capacidad de persuadir a los pacientes, ya que podrían ser reacios a usar anteojos o un parche, por ejemplo.
  • Habilidades para el mantenimiento de registros precisos.
  • Habilidades de comunicación escrita.
  • Capacidad de organización.
  • Habilidades de trabajo en equipo.
Competencias
  • Aptitudes para redactar informes.
  • Capacidad para trabajar en equipo.
  • Capacidades organizativas.
  • Capaz de calmar y tranquilizar a la gente.
  • Capaz de dar información.
  • Diagnostica y trata glaucoma.
  • Diagnostica y trata movimientos oculares anormales y problemas de visión.
  • Diagnostica y trata problemas oculares infantiles, incluyendo estrabismo y ambliopía.
  • Evalúa la visión binocular.
  • Examina la visión de niños en las escuelas.
  • Habilidad para la observación.
  • Habilidades comunicativas.
  • Lleva registros con precisión.
  • Paciente.
  • Persuasivo.
  • Realiza exámenes del campo visual.
  • Realiza mediciones biométricas.
  • Realiza tests de tonometría.
  • Sensible.
  • Toma imágenes del fondo del ojo.
Estudios
A continuación se relacionan algunos de los estudios que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que, dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.