Instructor de TIC

Descripción
Los instructores de TIC enseñan a los usuarios informáticos a usar y aprovechar al máximo sus sistemas informáticos. Preparan e imparten clases individuales o cursos completos de formación. La preparación puede incluir la evaluación de las necesidades de sus clientes. Los instructores de TIC suelen preparar materiales como apuntes del curso y ejercicios prácticos.
Actividades laborales
Los instructores de TIC enseñan a los usuarios a utilizar el ordenador, por ejemplo en empresas privadas, empresas del sector público, colegios, universidades y centros de formación.

A veces instruyen a personas que no poseen experiencia previa con ordenadores, a quienes proporcionan unos conocimientos básicos de esta tecnología, o enseñan a usuarios más avanzados cómo utilizar un sistema informático o producto de software determinado.

Los instructores ofrecen soporte a los alumnos en su aprendizaje, animando a aquellos que se muestran inseguros ante el ordenador, y poco a poco les ayudan a tomar más confianza e independencia.

Cubren una amplia gama de temas relacionados con la informática, según a quién enseñen: por ejemplo, dan formación en tratamiento de textos básico o en el uso de internet.

Otros instructores, por ejemplo, enseñan a periodistas o editores a usar el software de autoedición, que ayuda a diseñar información atractiva y a producirla en diferentes formas, por ejemplo, como una página de revista.

Los instructores también ayudan a aprender a usar hojas de cálculo y bases de datos. Los usuarios utilizan estos sistemas para el almacenamiento de información, como registros financieros y direcciones de clientes. Hay instructores que enseñan a usuarios avanzados de informática cómo desarrollar software y cómo usar lenguajes informáticos complejos.

Los instructores de TIC planifican cuidadosamente su enseñanza. Así pues, hablan con directivos de empresas o con usuarios para determinar el tipo y nivel de formación que necesitan. A continuación, preparan material didáctico y ejercicios para utilizar en clase, así como apuntes del curso, que los alumnos se pueden llevar.

Los instructores de TIC a veces imparten ante una sala llena de gente un curso formal, en el que explican y demuestran cada tema antes de pedir a los alumnos que lo pongan en práctica. A veces trabajan sólo con una o dos personas a la vez.

Usan a veces paquetes de autoaprendizaje. Se trata de programas informáticos que guían al alumno a través de un sistema, explicando cada paso a lo largo del camino. Realizan el seguimiento del progreso de los miembros del curso y les prestan toda la ayuda que precisen. Estos cursos pueden darse en línea como e-learning, también en un entorno virtual de aprendizaje.

La duración de los cursos de capacitación varía según las necesidades de los alumnos. Algunos son cortos (por ejemplo, un curso de un día sobre el tratamiento de texto básico), mientras que otros duran varios meses. Los instructores ofrecen apoyo técnico a los participantes después del curso, si lo necesitan.

Al final del curso, los instructores suelen pedir a los participantes que rellenen un formulario en el que expresen si el curso les ha ido bien y si han aprendido mucho; de este modo, pueden introducir mejoras en cursos siguientes. Los instructores mantienen al día sus conocimientos y aptitudes asistiendo a su vez a cursos.

Algunos instructores viajan para dar cursos en diferentes empresas.
Perfil profesional
Para ser entrenador de TIC, se necesita:
  • Poseer un conocimiento profundo y actualizado de los sistemas, software o equipos que va a enseñar a usar.
  • Tener dotes para la expresión oral, que incluya un estilo de enseñanza interesante y una personalidad extrovertida.
  • Poseer grandes dotes de comunicación para explicar las cosas con claridad y concisión a personas que pueden tener pocos conocimientos de informática.
  • Ser capaz de evaluar las necesidades de formación de los alumnos.
  • Tener confianza y capacidad de hablar ante un grupo de alumnos.
  • Ser capaz de planificar y gestionar el tiempo disponible para cada parte del curso de capacitación.
  • Tener paciencia para prestar ayuda personalizada cuando alguien lo necesita.
  • Poseer buenas dotes para escribir, necesarias para producir los materiales del curso.
  • Ser capaz de animar, con tacto y sensibilidad, a los alumnos que se sienten confundidos o incluso asustados ante las nuevas tecnologías.
Los instructores que ofrecen cursos para empresas deben vestir de manera elegante y estar preparados para realizar largos viajes y pasar alguna noche fuera de casa.
Competencias
  • Analiza formularios de comentarios.
  • Analiza las necesidades en materia de formación de grupos e individuos.
  • Aptitudes para gestionar el tiempo.
  • Aptitudes para la comunicación verbal y escrita.
  • Aptitudes para la enseñanza.
  • Aptitudes para la planificación.
  • Capacidad para valorar las necesidades de formación de las personas.
  • Capaz de dar ánimos.
  • Capaz de dar información compleja de un modo directo.
  • Conocimientos especializados en informática.
  • De aspecto inteligente.
  • Destrezas en informática.
  • Enseña a utilizar ordenadores y TIC.
  • Evalúa cursos de formación.
  • Extrovertido.
  • Habilidad para conducir.
  • Habilidad para evaluar.
  • Habilidad para realizar presentaciones.
  • Habilidades informáticas.
  • Habilidades interpersonales.
  • Imparte formación en TIC a grupos de personas en un aula.
  • Imparte formación en TIC de forma individualizada.
  • Imparte formación en TIC online.
  • Mantiene actualizados sus conocimientos en TIC.
  • Paciente.
  • Permiso de conducir completo.
  • Prepara materiales didácticos, ejercicios y apuntes del curso.
  • Presta soporte técnico a los alumnos después del curso.
  • Seguro.
  • Sensible.
  • Valora el progreso de los alumnos.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.