Instalador de cielos rasos

Descripción
Los instaladores de cielos rasos instalan cielos rasos en edificios nuevos o existentes. Trabajan subidos a plataformas o andamiajes y para realizar su trabajo utilizan diversas herramientas.
Actividades laborales
Los instaladores de cielos rasos instalan cielos rasos en la mayoría de tipos de edificios nuevos y existentes. Trabajan a partir de dibujos, hojas de instrucciones y mediciones in situ.

Los cielos rasos suspendidos se instalan por varios motivos, por ejemplo, para esconder sistemas de aire acondicionado o cables. Entre los trabajos habituales figuran centros comerciales, bancos, restaurantes, discotecas, tiendas, despachos o consultorios.

Los instaladores trabajan sobre plataformas o andamiajes, que pueden montar y desmontar ellos mismos. Llevan casco y ropa de protección.

Los instaladores de cielos rasos usan niveles de aire o de agua para cerciorarse de que la armazón está horizontal. También emplean otras herramientas como sierras de arco, cizallas, navajas, martillos y destornilladores. Tienen que ser precisos en su trabajo de modo que los paneles de cielo raso encajen exactamente.

Los instaladores de cielos rasos trabajan en estrecha colaboración con otros artesanos de la construcción, en especial con carpinteros de obra y electricistas.
Perfil profesional
Para ser instalador de cielos rasos se requiere:
  • Tener buena habilidad manual.
  • Poseer ciertos conocimientos matemáticos para poder planear, medir y exponer los proyectos.
  • Ser minucioso en el trabajo.
  • No tener vértigo.
  • Ser consciente de la importancia de la prevención de riesgos laborales en este ramo.
Puesto que posiblemente sea necesario que viajar por la zona, es útil disponer de permiso de conducir.

Este oficio puede no ser adecuado para quienes sufren afecciones cutáneas como eccema o dolencias respiratorias como el asma.
Competencias
  • Buena forma física.
  • Capacidad para trabajar en equipo.
  • Capaz de lidiar con trabajos que implican desorden.
  • Capaz de realizar acciones como agacharse o levantar cosas.
  • Capaz de seguir instrucciones.
  • Capaz de trabajar con las manos de forma habilidosa.
  • Capaz de trabajar con rapidez.
  • Capaz de trabajar en alturas.
  • Capaz de utilizar herramientas.
  • Conoce la normativa de salud y seguridad en la construcción.
  • Habilidad para los números.
  • Instala techos en edificios nuevos y existentes.
  • Mantiene las herramientas y la zona de trabajo limpias.
  • Permiso de conducir completo.
  • Toma medidas con precisión.
  • Trabaja en equipo.
  • Trabaja en un ambiente ruidoso.
  • Utiliza herramientas y maquinaria.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.