Fisiólogo respiratorio

Descripción
Los fisiólogos respiratorios utilizan un equipamiento especializado para probar y medir la respiración de los pacientes. Estas pruebas ayudan a los médicos a diagnosticar enfermedades pulmonares y problemas respiratorios, y a supervisar el tratamiento.
Actividades laborales
Los fisiólogos respiratorios suelen visitar pacientes que tienen problemas como tos, sibilancias, dificultad respiratoria, trastornos del sueño, volumen del pecho anormal y dolores en el pecho.

Sus exploraciones ayudan a los médicos a establecer un diagnóstico, y a averiguar cómo el paciente puede responder a un tratamiento o cirugía.

Trabajan en estrecha colaboración con otros profesionales, como doctores, enfermeras y demás personal sanitarios, y utilizan un equipamiento especializado para medir y monitorear el sistema respiratorio del paciente. Este equipamiento a menudo está conectado a sistemas informáticos.

Para muchas pruebas, los pacientes necesitan respirar en el equipamiento a través de una boquilla. Los fisiólogos respiratorios toman la mayor parte de las mediciones cuando el paciente está descansando, y algunas durante y después de la realización de ejercicio físico.

Las pruebas permiten obtener información acerca de:
  • Volúmenes pulmonares.
  • Gases en sangre.
  • Respiración durante el sueño.
  • Respuesta al ejercicio.
Los fisiólogos respiratorios también son responsables de la creación y el cuidado de los equipamientos.

Algunos fisiólogos respiratorios participan en tareas de investigación, por ejemplo, para obtener nueva información sobre una enfermedad pulmonar o para encontrar nuevos tratamientos.
Perfil profesional
Para ser fisiólogo respiratorio se necesita:
  • Interés por la ciencia y la biología, especialmente la humana.
  • Habilidades matemáticas.
  • La capacidad de utilizar tecnología sofisticada, incluyendo ordenadores.
  • La capacidad de tranquilizar a los pacientes ansiosos. Debe ser capaz de apoyar y animar a los pacientes que deben someterse a pruebas difíciles o incómodas.
  • Precisión y la atención al detalle.

Competencias
  • Amable.
  • Aptitudes para redactar informes.
  • Capaz de calmar y tranquilizar a la gente.
  • Capaz de mantenerse al día de los procedimientos y tratamientos.
  • Capaz de prestar atención al detalle.
  • Habilidad para los números.
  • Habilidades informáticas.
  • Monitoriza y supervisa la respiración de los pacientes mientras duermen.
  • Observador.
  • Realiza e interpreta gasometrías sanguíneas.
  • Realiza e interpreta pruebas de flujo máximo y espirometrías.
  • Realiza e interpreta pruebas de reversibilidad mediante broncodilatadores.
  • Responsable de ajustar y de efectuar el control de calidad del equipamiento de medición de la función pulmonar.
  • Sensible.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.
Cursos relacionados