Detective privado

Descripción
Los detectives privados utilizan habilidades de observación y detección para conseguir información que sea de utilidad para sus clientes. Trabajan para particulares, empresas y abogados. Mantienen registros detallados de sus investigaciones y redactan informes, para que los clientes que puedan tener toda la información necesaria para tomar sus decisiones. 
Actividades laborales
Los detectives privados consiguen información legal que será de utilidad para sus clientes, mediante un proceso de investigación que incluye técnicas de observación, detección y vigilancia, así como entrevistas con distintas personas relacionadas con el caso. A continuación analizan la información obtenida y la comunican a sus clientes, de modo que estos puedan tomar sus propias decisiones a partir de dicha información.

El trabajo de un detective privado se divide en tres áreas: particular, empresarial y legal, aunque con frecuencia también trabajan en el ámbito del derecho civil más que en el del derecho penal.

Los detectives privados trabajan para particulares cuando una persona individual les contrata, por ejemplo, para buscar a una persona desaparecida, para vigilar el comportamiento de un padre con sus hijos o para recopilar pruebas contra vecinos que resultan incívicos o ruidosos.

El trabajo de un detective privado también puede consistir en la observación de una persona, de acuerdo con el cliente, que tenga un comportamiento impropio (por ejemplo, en un caso de divorcio).

El trabajo corporativo puede ser para una empresa grande o pequeña, o bien para una organización gubernamental. Puede que tengan que investigar a personas, grupos o empresas que sus clientes creen sospechosos, por ejemplo, de hacer declaraciones falsas en compañías aseguradoras. A veces una empresa necesita los servicios de un detective para investigar robos por parte de algún empleado. También pueden investigar a personas que deban dinero a una empresa.

Algunas empresas grandes se ven afectadas por espionaje industrial en cuyo caso también pueden contratar a un detectives privado para que lo investigue.

Al principio de un caso, el detective discute las posibles opciones para la investigación y asesora al cliente sobre cuáles son los métodos adecuados, antes de acordar un plan de acción.

Es bastante común que el detective privado deba observar a la persona sospechosa mientras está trabajando, o bien que deba investigar reclamaciones sospechosas en compañías aseguradoras, lo que en ocasiones requiere que siga al sospechoso a pie o en coche.

A veces debe entrar en el mismo entorno que el sospechoso, por ejemplo, en un centro de salud o en un pub.

En otros casos tiene que permanecer en el interior de un coche durante varias horas para vigilar el domicilio o en lugar de trabajo de una persona, y en ocasiones debe fotografiar o gravar al sospechoso y a quienes se reúnan con él.

A menudo utilizan registros públicos e internet para realizar algunas de sus investigaciones, por ejemplo, para buscar nombres y direcciones.

Los clientes que requieren los trabajos jurídicos de un detective privado son abogados. En general, este trabajo en concreto implica tomar las declaraciones de los testigos acerca de accidentes o delitos, buscar personas que han cobrado una herencia, investigar coartadas, y redactar informes, órdenes judiciales y otros documentos legales.

Los detectives privados tienen que llevar registros detallados y precisos de su trabajo, así como redactar informes para sus clientes.

Su trabajo normalmente se realiza en un área local, aunque en ocasiones tienen que desplazarse más lejos. Trabajan tanto en lugares cerrados como en el exterior, y en todo tipo de clima. A veces trabajan en horarios poco habituales. 
Perfil profesional
Para ser detective privado se necesita:
  • Ser capaz de trabajar solo, durante largos períodos de tiempo, y también en equipo.
  • Tener la capacidad de pasar desapercibido mientras se sigue al sospechoso.
  • Poseer autodisciplina, paciencia y un elevado nivel de concentración, ya que en ocasiones hay que permanecer en un mismo lugar (sentado en un automóvil, por ejemplo) durante un día o una noche entera.
  • Ser observador, metódico, detallista y objetivo.
  • Tener elevado nivel de alfabetización para la redacción de informes.
  • Gestionar un gran número de casos a la vez y mantener registros precisos de cada uno.
  • Tener excelentes habilidades interpersonales para tratar con todo tipo de personas, que podrían estar ansiosas, molestas o enojadas.
  • Tener empatía y capacidad para conseguir que los clientes se sientan seguros y confiados cuando son interrogados.
  • Tener herramientas de evaluación para analizar las personas y la información obtenida sobre estas.
  • Tener sensibilidad para tratar con los clientes en casos delicados, como el de divorcio.
  • Estar al día sobre el conocimiento de las leyes, reglamentos y procedimientos legales.
  • Tener capacidad de tratar la información como confidencial.
  • Tener habilidades de TI para la de búsqueda de información.
  • Tener habilidades a la hora de utilizar equipos electrónicos, como equipos de grabación digital de audio, cámaras y videocámaras.
  • Tener un permiso de conducir.
Es importante estar un poco en forma y tener buena vista, aunque no hay requisitos de salud específicos a la hora de realizar este trabajo.
Competencias
  • Aptitud para la fotografía.
  • Aptitudes para llevar registros.
  • Aptitudes para redactar informes.
  • Asesora al cliente.
  • Autodisciplinado.
  • Capacidad para concentrarse.
  • Capacidad para formular preguntas relevantes.
  • Capacidad para trabajar en equipo.
  • Capaz de llevar varios casos.
  • Capaz de mantener información confidencial.
  • Capaz de pasar desapercibido.
  • Capaz de trabajar solo.
  • Capaz de tranquilizar a la gente.
  • Capaz de utilizar equipos electrónicos.
  • Capaz de valorar a las personas y analizar la información que dan.
  • Conocimientos sobre legislación.
  • Destrezas en informática.
  • Entrevista a personas.
  • Habilidad para conducir.
  • Habilidad para la investigación.
  • Habilidades comunicativas.
  • Habilidades interpersonales.
  • Informa a los clientes.
  • Lleva registros con precisión.
  • Metódico.
  • Objetivo.
  • Observador.
  • Paciente.
  • Permiso de conducir completo.
  • Realiza investigación.
  • Realiza tareas de observación y vigilancia.
  • Reúne información para los clientes.
  • Sensible.
  • Sigue a la persona que le ha indicado el cliente.
  • Sigue la pista a personas por encargo de sus clientes.
  • Toma fotografías y realiza vídeos de personas por encargo de sus clientes.
  • Trabaja en equipo.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.
Cursos relacionados