Celador

Descripción
Los celadores trasladan pacientes y instrumental a diferentes lugares del hospital, por ejemplo, al quirófano o a la sala de rayos X o de una sala o planta a otra.
Actividades laborales
Los celadores se aseguran de que los pacientes, el instrumental se encuentran en el lugar adecuado en el momento adecuado. Los trasladan de una sala a otra o por diferentes partes del hospital, por ejemplo, a la sala de rayos X.

Pueden trasladar los pacientes usando camillas, camilla de ruedas o sillas de ruedas. También ayudan a mover pacientes entre la camilla y la cama, con la ayuda de aparatos o dispositivos de elevación.

Los celadores también recogen y entregan instrumental, muestras de sangre y registros médicos, así como trasladan y colocan tanques de gas. Pueden usar camillas de ruedas o carretillas para trasladar el equipo más pesado.

Otras tareas de los celadores son las siguientes:
  • ordenar y repartir la ropa limpia,
  • limpiar y retirar la basura,
  • limpiar las camillas,
  • entregar correo y realizar encargos generales.
El celador también puede conducir vehículos pequeños entre departamentos o zonas del hospital.

Los porteros suelen trasladar a pacientes enfermos o delicados, o piezas valiosas de dispositivos, por lo que deben ir con mucho cuidado.

Hablan con los pacientes, los animan y los consuelan mientras los mueven de una parte a otra del hospital.
Perfil profesional
Para ser celador, deberá:
  • Tener habilidades comunicativas, ya que trabajará con pacientes y sus familiares, así como con otro personal del hospital.
  • Ser amable, simpático y prudente y respetar la comodidad y la dignidad de los pacientes en todo momento.
  • Tener habilidades prácticas.
  • Tener sentido de la responsabilidad.
  • Tener habilidades de trabajo en equipo y la capacidad de seguir instrucciones.
  • Gozar de buena forma física, ya que se trata de un trabajo activo, que requiere levantar peso y caminar mucho.

Competencias
  • Amable.
  • Aptitudes para la escucha.
  • Capacidad para trabajar en equipo.
  • Capaz de calmar y tranquilizar a la gente.
  • Capaz de utilizar equipo técnico.
  • Clasifica y retira colada.
  • Comprensivo.
  • Conduce un remolcador entre departamentos.
  • Empático.
  • Habilidad para conducir.
  • Habilidades comunicativas.
  • Habilidades prácticas.
  • Limpia camillas.
  • Limpia y quita la basura.
  • Lleva un busca para mantenerse en contacto con los supervisores.
  • Mueve a pacientes mediante camillas y sillas de ruedas.
  • Mueve y coloca botellas de gas.
  • Paciente.
  • Permiso de conducir completo.
  • Recoge y reparte muestras de sangre, equipamiento e historiales.
  • Reparte correo y lleva recados.
  • Responsable de las llaves, cerrojos y alarmas.
  • Sensible.
  • Tranquiliza y consuela a pacientes y familiares.
  • Traslada a los pacientes que han fallecido al depósito de cadáveres.
  • Utiliza técnicas y equipamiento de movilización y manipulación.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.
Cursos relacionados