Los retos de la universidad ante la segunda ola de la pandemia

Eva Jiménez Gómez
Redacción de Educaweb
21/10/2020

Garantizar la seguridad de la comunidad universitaria, la calidad de la docencia y la igualdad de oportunidades son algunos de los desafíos inminentes de las instituciones de educación superior en España
 
Los deberes estaban hechos. Las universidades y las comunidades autónomas trabajaron durante todo el verano para crear protocolos de actuación contra el coronavirus, basándose en las recomendaciones que los ministerios de Universidades y Sanidad transmitieron el pasado 10 de junio. Sin embargo, no ha sido suficiente. La vida universitaria transcurre más allá de las aulas y el comportamiento de algunos jóvenes ha llevado a la suspensión de las clases presenciales en las 12 universidades catalanas, la Universidad de Granada, la Universidad Politécnica de Gijón o la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. En total, casi 300.000 estudiantes afectados. De momento.
 
Ante este panorama, no extraña que tanto los máximos representantes de las universidades como el alumnado coincidan en sus respuestas cuando se les pregunta  sobre los retos de la universidad española en tiempos de pandemia. El presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), José Carlos Gómez Villamandos, apunta el siguiente: "Sortear esta pandemia sin que se resienta la calidad de la enseñanza y sin que ningún estudiante se quede fuera por culpa del coronavirus".
 
La presidenta de la Coordinadora de Representantes de Estudiantes de Universidades Públicas (CREUP), Andrea Paricio, desglosa este desafío en tres: seguridad académica, calidad de la educación y accesibilidad independientemente de la condición y el contexto socioeconómico del estudiantado. También explica que los estudiantes no quieren ser recordados como la Generación COVID, en alusión a una "capacidad y competencias menores que las de otras promociones". Y advierte que la igualdad de oportunidades para todos los y las jóvenes no es un reto nuevo, pero que la pandemia ha añadido la brecha digital, "que hace más grande la barrera de acceso y permanencia en la universidad.

En cuanto a las posibles soluciones, el presidente de CRUE considera que "no tiene sentido cerrar la actividad teórica presencial en los campus cuando es fuera de la universidad donde se están produciendo los contagios. Hay que saber diferenciar". Y asegura que las universidades se han adaptado a las nuevas circunstancias tras un gran esfuerzo por parte de toda la comunidad educativa: "Hemos gastado una parte significativa de nuestros fondos para acondicionar instalaciones, reformar las telecomunicaciones, velar por la seguridad de los campus y ayudar al estudiantado con dificultades".

Gómez Villamandos también recuerda a las comunidades autónomas que transfieran "cuanto antes" los 400 millones de euros que el Gobierno ha destinado a la educación superior. De no hacerlo, advierte, existe el riesgo de perder el impulso invertido en el cumplimiento de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la internacionalización.

Retos universidad covid-19

Los estudiantes creen que se ha de mejorar la enseñanza online para no ser recordados como la Generación COVID-19, en alusión a una peor preparación académica (Imagen: Freepik). 


Por su parte, desde la CREUP se muestran preocupados por la posible desaparición de la vida universitaria, ya que esta se define "no solo por sus clases, sino que también es un punto de encuentro y de intercambio de experiencias". En relación con los cierres de los centros universitarios, el Ministerio de Universidades ha anunciado recientemente que está trabajando con diferentes organizaciones y colectivos para elaborar materiales y campañas de sensibilización que fomenten el respeto de las normas de salud y convivencia.
 
En cuanto a cómo mejorar la docencia online, el colectivo de estudiantes sugiere que las universidades adopten un sistema asíncrono de docencia y evaluación que permita al alumnado acceder a los distintos materiales fuera del horario lectivo. También propone una metodología continua para evitar fallos en las plataformas tecnológicas, que "siguen sin estar preparadas para soportar la gestión de tantos usuarios conectados al mismo tiempo".
 
El Ministerio de Universidades parece consciente del reto que supone garantizar la calidad y docencia online, ya que a principios de curso propició un encuentro con la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) y la Red Española de Agencias de Calidad Universitaria (REACU) con el fin de fomentar la coordinación y el intercambio de buenas prácticas.
 

Más inversión en educación superior, el estatuto del PDI y la nueva ley de universidades

 
Los máximos responsables de los centros universitarios y el estudiantado sí coindicen en que superar los retos generados o agravados por el COVID-19 requiere una mayor inversión económica, aunque la destinarían a objetivos diferentes.
 
Para el representante de los rectores, una medida prioritaria consiste en reforzar el sistema de Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i) a través del Fondo Europeo de Recuperación. "España debe ir en esa misma dirección porque, si no, la brecha se ensanchará aún más respecto a otros sistemas universitarios europeos", augura. Ahora bien, el objetivo sigue siendo el mismo que antes de la pandemia: "Lograr una financiación plurianual, suficiente y estable para el sistema universitario".
 
La portavoz de los alumnos y alumnas, por su parte, informa que han pedido al Ministerio y a los gobiernos autonómicos que "adapten los requisitos de las ayudas y becas a la realidad socioeconómica de los estudiantes". Y solicitan que el periodo de la recepción de las ayudas se acorte, para que el alumnado reciba las cuantías lo antes posible.
 
El rector de la Universidad de Córdoba menciona otra medida imprescindible: la atracción y retención del talento a través de "medidas de contratación más flexibles". En este sentido, considera que el Estatuto del Personal Docente e Investigador (PDI), cuyo tercer borrador se halla ahora en estudio, podría ser la solución a este problema.
 
Al hilo del Estatuto, los estudiantes solicitan que se reconozcan los derechos del estudiantado de doctorado, "ignorados" en el actual Estatuto. Y añaden que el Ministerio debe velar por que esta figura esté "dotada de garantías y no caiga en prácticas de precariedad laboral". También consideran que la docencia podría mejorar mucho más si, para promocionar o mejorar las condiciones laborales del profesorado, no se tuviera en cuenta sólo la investigación sino también la docencia. "Instamos, por lo tanto, a la creación de un sexenio de docencia que tenga en cuenta la percepción del alumnado a la hora de promocionar dentro de la carrera del PDI".
 
Sindicatos como CCOO, UGT y CSIF también han criticado los problemas de precariedad existente en la universidad española, y que a su juicio no resuelve el Anteproyecto de Ley para la reforma de la Ley Orgánica de Universidades que también se está debatiendo en estos momentos.
 
Sobre el anteproyecto, el presidente de CRUE aspira a una ley que permita "competir en igualdad de condiciones" con sus homólogos europeos, con más "flexibilidad" en la oferta formativa e itinerarios curriculares más abiertos. Villamandos también considera importante la implantación de una formación dual que combine el aprendizaje en el aula y en las empresas u otras entidades, así como el desarrollo de titulaciones internacionales conjuntas.
 
CREUP, por su parte, propone que la nueva ley elimine las penalizaciones económicas que se producen en las segundas y sucesivas matrículas. Además, solicita que se modifique el sistema de autogobernanza en los órganos de la universidad, que limita la participación estudiantil al 23%. E insta a que el Consejo de Estudiantes Universitario del Estado (CEUNE) se regule en la nueva ley orgánica e incluya a las personas con discapacidad y sus derechos.
 

La crisis del coronavirus como oportunidad para la renovación de la universidad

 
Retos universidad coronavirus

Los retos generados o agravados por el coronavirus pueden acelerar los cambios que la universidad necesita desde hace tiempo (Imagen: Freepik). 
 

Además de los retos a corto y medio plazo, existen algunos problemas estructurales a los que la universidad todavía no ha dado respuesta adecuada. Uno de ellos es la tasa de abandono universitario. Según los indicadores de rendimiento facilitados por el Ministerio de Universidades en su página web, un 21,8% de estudiantes abandonaba la universidad durante el primer año en que cursaba un grado en el curso 2016-2017, una cifra que no ha variado en los últimos cursos.
 
La empleabilidad de los universitarios también tiene margen de mejora. Hace tiempo el CEO de Apple, Tim Cook, sorprendió a muchos afirmando que la mitad del empleo generado en su empresa en Estados Unidos ya no buscaba personas con titulación universitaria. Este ejemplo salió a relucir durante un encuentro virtual reciente sobre Retos y oportunidades del futuro de la educación y la formación en España, organizado por la revista Business Insider España.
 
En dicho evento, Javier Rodríguez Zapatero, presidente de la escuela de negocios ISDI, ha asegurado que el perfil de los estudiantes del centro es cada vez más joven, y que ello se debe en gran medida a que los titulados universitarios no se sienten preparados cuando salen de la universidad y, por ello, buscan formarse más.
 
En la misma línea se ha manifestado Mercedes Valcárcel, CEO la Fundación Generation Spain, centro de formación que ha detectado falta de talento en las empresas, a pesar de que España es uno de los países con más titulados universitarios.  
 
A pesar de todos los retos planteados, muchos ven en la crisis generada por el COVID-19 una oportunidad para renovar la universidad y la sociedad en su conjunto. Antes del coronavirus "estábamos ciegos al cambio y Europa ha dicho que hay que cambiar el modelo productivo" afirma Rodríguez Zapatero.
 
"Vemos la transformación que va a suceder en la Universidad como una oportunidad para adaptarnos a los retos de estos tiempos", indica en declaraciones a Educaweb   la presidenta de la CREUP.
 
Por su parte, el presidente de CRUE concluye que "toda crisis lleva implícita una oportunidad y, por ello, las universidades creemos que el reto ahora es la apuesta clara y decidida por la formación y la Investigación. Aumentar la inversión para reorientar nuestro modelo productivo hacia otro basado en el Conocimiento es algo que quedó patente en la anterior crisis. Por eso, ahora más que nunca, hay que llevarlo a cabo y demostrar que hemos aprendido de los errores del pasado. Los jóvenes necesitan un futuro de oportunidades". El tiempo dirá si la universidad puede aprender o no de sus errores.  
 
¿Crees que estos retos son los más importantes? ¿Qué se necesita para superarlos? Déjanos tu opinión sobre los retos de la universidad ante la 'segunda ola' del COVID-19 a través de un comentario. ¡Te escuchamos!
Categorías
Publicado
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos relacionados
Lo más leído
Lo último