Estrategias de enseñanza, cuál elegir y por qué

Todo docente se ha preguntado, seguramente en muchas ocasiones, por las estrategias de enseñanza, cuál elegir y por qué. En primer lugar hay que aclarar que no existe una respuesta única a esa pregunta. Factores como el tipo de estudiante con el que se trabaja y su motivación, así como la materia que se aborda y el contexto en el que se hace, son decisivos.

Una adecuada estrategia de enseñanza no garantiza el éxito inmediato, pero permite sentar las bases para un aprendizaje a medio y largo plazo, pues enseña al alumno cómo aprender.
 
estrategia enseñanza

De forma general, podemos diferenciar entre tres tipos de estrategias de enseñanza:
  Además de este tipo de estrategias, podemos hablar también de otras destinadas a enlazar contenidos nuevos con otros ya asentados y de otras que tienen como objetivo organizar la información que se va a facilitar. 

La dinámica de la enseñanza se apoya en determinadas estrategias: 
 
La estrategia clásica de enseñanza estaba basada en la transmisión de conocimientos desde el profesor hacia el alumno, con un énfasis especial en la memorización de conocimientos. Los exámenes son la principal fuente de evaluación y se trata de un aprendizaje escasamente crítico, orientado a resultados objetivos y medibles.

Sin embargo, numerosas estrategias de enseñanza alternativas han demostrado que también son capaces de lograr excelentes resultados. Algunas se basan en la motivación del alumno para que aprenda por sí mismo, otras dan mayor importancia al componente lúdico de la educación y otras apuestan por un desarrollo integral del niño. Son conocidas como métodos, y entre ellas destacamos algunas por su implantación, como el método Waldorf, el método Montessori o el método Sudbury:
 
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos Relacionados
Lo más Leido
Lo último