¿Cuáles son los principales retos a los que debe hacer frente un Centro Especial de Empleo?

Artículo de opinión

  • 15/04/2015

  • Valora

  • Deja tu comentario
Marta Montserrat Marí y los participantes en el curso para la obtención del Certificado de Profesionalidad sobre "Inserción Laboral de personas con discapacidad" Impartido por la Fundació Pere Tarrés (Barcelona)
Los Centros Especiales de Empleo (CEE) son empresas cuyo objetivo principal es el de realizar un trabajo productivo, participando regularmente en las operaciones del mercado. Su finalidad es asegurar un empleo renumerado y la prestación de servicios de ajuste personal y social que requieran sus trabajadores con discapacidad.
 
A pesar de los cambios sociales que en las últimas décadas han experimentado los colectivos con discapacidad, existe un desconocimiento general en nuestra sociedad sobre los servicios existentes para estos usuarios. Los CEE se conciben como un medio de integración laboral de las personas con discapacidad, es por ello que se consideran un  lugar de trabajo protegido, y como tal reciben subvenciones públicas. Éstas resultan insuficientes, además, la demora en los pagos por parte del ente público ha provocado el cierre de muchos de estos centros.
 
Por ello, uno de los grandes retos de los CEE, además de mantener su función social, es ser productivos y competitivos con la finalidad de permanecer en el mercado laboral. Algunas de las estrategias por las que se ha optado ha sido ofrecer productos propios o servicios que rompan con lo tradicionalmente asociado a este colectivo (como podrían ser los manipulados). Con esto se pretende favorecer la imagen del centro y asegurar su continuidad.
 
Otro de los objetivos principales de un CEE es el de proporcionar al trabajador un empleo protegido como antesala de su posible inclusión a la empresa ordinaria. Pero tal y como indica el "Informe sobre la situación de los Centros Especiales de Empleo en España" (Universidad de Salamanca, 2010) este objetivo no se está cumpliendo. Una de las causas de este incumplimiento recae en que  las personas que están más preparadas para realizar el salto a empresa ordinaria, son las que difícilmente saldrán del CEE debido a que resultan imprescindibles para la sostenibilidad del centro.
 
La dificultad de inserción de personas con discapacidad en la empresa ordinaria es muy elevada debido a la falta de comprensión por parte de las empresas hacia este colectivo, unida al incumplimiento de la Ley propulsada por el Estado  (Real Decreto Legislativo 1/2013, de 29 de Noviembre). Además existe una carencia de formación específica dirigida a este colectivo.
 
Un paso más allá al modelo integrador de los CEE seria ofrecer los apoyos necesarios a la persona con discapacidad en la empresa ordinaria bajo la fórmula de empleo con apoyo. Este modelo inclusivo, parte de ofrecer los apoyos al entorno y a la persona capacitándola para que pueda funcionar de forma independiente y autónoma. A diferencia del CEE,  en el cual los apoyos por parte del equipo multidisciplinar son continuados, en la modalidad de empleo con apoyo se busca retirar el soporte de los profesionales de forma progresiva.
 
¿Qué acciones contribuyen a mejorar la integración laboral de las personas con trastorno mental?
 
Actualmente las personas que sufren un trastorno mental, se encuentran en una situación de riesgo de exclusión social a causa de una estigmatización por la falta de conocimiento que tiene el resto de la sociedad. Esta situación afecta directamente, en la integración laboral de este colectivo.
 
Por este motivo, debemos trabajar para cambiar la visión de la sociedad y mejorar las condiciones para favorecer la inclusión de las personas que la sufren.
 
El hecho de tener un trastorno mental, no merma las capacidades para desenvolverse en el mundo socio-laboral. Debemos tener en cuenta cuales son los factores positivos de cada persona y a partir de aquí trabajar para potenciar estas habilidades, centrando nuestro foco de atención en las capacidades y competencias de la persona, más que en las limitaciones de ésta.  Al detectar los factores positivos, también observamos cuales son las necesidades de apoyo  y desde la inserción laboral, trabajamos para mejorarlas, favoreciendo a  su  vez, un desarrollo y una adaptación óptima. Es de especial importancia el centrarnos en el individuo y no realizar comparativas  a nivel colectivo, ya que cada persona es única.
 
Un buen conocimiento de este colectivo y en especial de la persona, también facilitará la prevención de posibles consecuencias negativas, tanto para ella como para su entorno, por lo que consideramos que es necesario un buen trabajo con apoyo por parte de los profesionales que intervienen en el proceso de integración laboral.
 
Así pues, la persona con discapacidad tiene que  participar activamente en su proceso laboral ya que ante todo es un trabajador que debe afrontar las responsabilidades y  oportunidades que requiera su puesto de trabajo.
 
Los autores de este artículo son los participantes en el curso para la obtención del Certificado de Profesionalidad sobre "Inserción Laboral de personas con discapacidad":
 
Acedo Sánchez, Abigail
Albertos Ruiz, Silvia
Cañisa Bardina, Josep
Clavero Albesa, Marina
Cuéllar Corona, Alicia
López Angulo, Jessica
Lorite Castro, Marta
Martínez Vicens, Olga
Montserrat Marí, Marta
Munné, Marcel
Ortega Macho, Cristina
Pascual Benedicto, Sandra
Puente Alcañiz, Natalia
Romero González, Lorena
Rodríguez Quiros, Nuria
Santagueda Pérez, Quim
Tarragon Maicas, Mireia
 
Deja tu comentario
Ver comentarios
Subscripción a publicaciones
podrás recibir información de las publicaciones de Educaweb te ofrece