La percepción de los docentes de educación primaria sobre su competencia digital

Artículo de opinión

  • 21/10/2013

  • Valora

  • Deja tu comentario
Ruth Palomo, María Luna y Ruth Villalón, Departamento de Psicología y Educación de la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA)
Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) están cada vez más presentes en nuestras vidas. Todos somos conscientes de  que su uso ha producido cambios en nuestra forma de trabajar, de comunicarnos o de aprender. En la actualidad, tanto en el contexto nacional como internacional, se contempla la Competencia Digital como una de las claves para formar ciudadanos  del presente y del futuro. En 2001, la OCDE en el proyecto DeSeCo definió las competencias claves para la vida y el aprendizaje permanente, incluyendo entre ellas la Competencia Digital. Desde entonces muchos países han ido reformulando sus currículos educativos para enfocarlos al  desarrollo de competencias de los alumnos. Recogiendo las recomendaciones europeas, el MEC estableció en la LOE (2006) la Competencia Digital y de Tratamiento de la Información como uno de los aprendizajes imprescindibles que los estudiantes deben alcanzar al término de la escolaridad obligatoria. Ser competente en este ámbito supone ser capaz de buscar información, transformarla en conocimiento y comunicarla en distintos soportes, sabiendo utilizar las TIC de forma segura y crítica.

Sin duda, para favorecer que los alumnos desarrollen plenamente estas habilidades es preciso contar con docentes, a su vez, competentes en el manejo de las TIC.  Pero, ¿hasta qué punto posee nuestro profesorado esta competencia?, ¿están los docentes capacitados para favorecer el desarrollo de la competencia digital del alumnado? Diferentes autores y organizaciones se han hecho eco de estas preguntas tratando de definir las dimensiones de la competencia digital docente y de elaborar instrumentos que permitan valorarla. Pese a ello, existen aún pocas investigaciones sobre esta cuestión en la etapa de Educación Primaria. 

La competencia digital docente puede entenderse como "los conocimientos y habilidades necesarios que éste debe poseer para utilizar estas herramientas tecnológicas como unos recursos educativos más integrados en su práctica diaria" (Suárez-Rodríguez et al., 2012, p. 294). Por tanto,  un maestro/a competente digitalmente no sólo tiene un buen conocimiento tecnológico sino que además sabe cómo enseñar a utilizar la tecnología y también sabe usarla para mejorar su metodología de enseñanza. En este contexto, la percepción del profesorado sobre su propia competencia digital constituye un factor determinante para la integración de las TIC en el aula. De hecho, como destacan Suárez-Rodríguez y sus colaboradores (2012), la falta de confianza del docente en su propia competencia constituye un notable obstáculo para la integración de las TIC en la práctica docente diaria.

Conscientes de la importancia de conocer la visión de los maestros, desde la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA) hemos llevado a cabo un estudio en esta línea dentro de un proyecto financiado por la Fundación Hergar. En particular, adaptamos el cuestionario desarrollado por Carrera y Coiduras (2012), del ámbito universitario a la etapa de primaria. Este instrumento es interesante porque permite valorar no sólo hasta qué punto consideran los docentes que conocen diferentes tecnologías sino también en qué medida creen que pueden enseñar a sus alumnos a usarlas, hasta qué punto las incorporan en sus clases, están dispuestos a incorporarlas y a recibir formación sobre ellas. El objetivo último del proyecto es diseñar planes de formación del profesorado ajustados a sus necesidades reales.

El cuestionario se aplicó a una muestra de 30 maestros/as de la etapa de Primaria del CEIP Joaquín Costa de la Comunidad de Madrid, un centro bien dotado tecnológicamente y con un claustro en general muy experimentado. Los resultados de este estudio exploratorio muestran que  los docentes manifiestan tener un alto dominio tecnológico y pedagógico referido a herramientas de uso más habitual y generalizado: herramientas y estrategias de búsqueda, consulta y localización de información, procesadores de texto, presentación de información con dispositivos específicos y herramientas de comunicación interpersonal. Por el contrario, los participantes indican poseer un dominio limitado respecto a herramientas más novedosas,  relacionadas con la gestión del trabajo y la información en red y la generación de información aplicando el lenguaje multimedia. Los resultados nos han permitido saber también que cuanto mayor es la percepción del profesorado sobre su desempeño docente con las nuevas tecnologías (entendido como la capacidad para contribuir al desarrollo de la competencia digital en el alumnado) en mayor medida declaran incorporarlas en sus actividades en el aula. Aun así, de forma coherente con lo hallado en numerosas investigaciones en Psicología y Educación, las puntuaciones de incorporación a la docencia son más bajas que las puntuaciones con respecto al conocimiento que consideran tener los docentes.

Pese a estos resultados un tanto desalentadores, nuestros participantes muestran una gran disposición a incorporar las tecnologías en su docencia y a recibir formación sobre ellas. Esto se aplica tanto a aquellas sobre las cuales manifiestan un nivel alto de dominio y desempeño docente, como aquellas que perciben que dominan menos.

La conclusión más importante de este estudio es que los maestros encuestados tienen una buena disposición para mejorar su competencia digital docente. No obstante, el punto de partida es un escaso conocimiento de herramientas novedosas y con un interesante potencial para introducir mejoras en la enseñanza, así como una tímida incorporación de la tecnología a su docencia. Como hemos visto, existe relación entre el conocimiento y la incorporación a la docencia pero esta relación no es directa. Por ello, consideramos que, para incrementar la competencia digital docente en procesos de formación, no basta con plantear actuaciones dirigidas a aumentar su conocimiento tecnológico sino que es preciso capacitar al profesorado para incorporar las tecnologías en su práctica diaria en el aula. Sólo por medio de este tipo de capacitación conseguiremos un profesorado plenamente competente para formar ciudadanos que sepan usar las tecnologías para generar conocimiento y compartirlo de forma segura y ética.

Referencias:

Carrera, X. y Coiduras, J.L. (2012). Identificación de las competencias digitales del profesor universitario: un estudio exploratorio en el ámbito de las ciencias sociales. REDU - Revista de Docencia Universitaria, 10 (2), 273-298. Recuperado de http://red-u.net/redu/index.php/REDU/article/view/383

Suárez-Rodríguez, J.M., Almerich, G., Díaz-García, I. y Fernández-Piqueras, R. (2012). Competencias del profesorado en las TIC. Influencia de factores personales y contextuales.  Universitas  Psychologica, 11 (1), 293-309.
Deja tu comentario