Profesor de yoga

Descripción
Los profesores de yoga utilizan el yoga para ayudar a mejorar la salud física y mental de las personas. El yoga consiste en la realización de movimientos y posiciones simples, así como en la aplicación de técnicas de respiración, relajación y meditación. El yoga puede ser una forma de ejercicio, para mejorar la aptitud física y la flexibilidad y para aliviar el estrés. También existe el yoga en su vertiente terapéutica, que se utiliza para mejorar condiciones médicas específicas.
Actividades laborales
El yoga es una práctica antigua que puede ayudar a mejorar y mantener la salud y la condición física de las personas. Las clases de yoga, por lo general, consisten en una mezcla de movimientos y estiramientos, ejercicios de respiración y relajación y, a veces, meditación.

El yoga puede mejorar la condición física, la flexibilidad y el tono muscular, así como reducir el estrés y ayudar que las personas se sientan tranquilas y relajadas.

Hay muchos estilos diferentes de yoga, y los profesores pueden organizar sus clases de distintas formas, de manera que las clases pueden ser muy variadas. Sin embargo, todas tienen muchas actividades en común.

Por lo general, las clases son de unos 90 minutos, aunque pueden durar hasta dos horas.

En una sesión típica, el profesor dará tiempo para la relajación, ya sea al principio o al final. La mayoría de los asistentes se tumban boca arriba o permanecen en otra posición relajada, practican ejercicios de respiración y, a veces secuencias de visualización (pensar en una escena o situación relajante). Desarrollan la conciencia y el control de la respiración mediante una técnica denominada "pranayama".

Después de la relajación del inicio de la clase, los asistentes realizan ejercicios de calentamiento. Algunos profesores denominan estos movimientos y secuencias como 'pawanmuktasana'. Estos movimientos ayudan a los estudiantes a prepararse para los ejercicios posturales o asanas que se realizan después.

Los profesores pueden trabajar con cualquier persona, de cualquier edad o condición física. Tienen que pensar en las necesidades de cada persona, por ejemplo, la elección de una postura adecuada para una mujer embarazada o para una persona con artritis.

Algunos profesores también dedican parte de la clase a la meditación. La meditación por lo general implica concentrar la mente en, por ejemplo, la respiración, los sentimientos, una palabra o frase, o un objeto. Esto puede ayudar a calmar la mente.

Los profesores de yoga evalúan las capacidades físicas y las necesidades de sus alumnos, y organizan sus clases a medida para satisfacer esas necesidades. Algunas clases se centran más en la respiración y la meditación, mientras que otras pueden resultar muy exigentes físicamente.

Aparte de la enseñanza de yoga para conseguir un estado de relajación, y mejorar el bienestar de las personas, el yoga también puede ofrecerse como terapia.

En este caso, el yoga se utiliza para el tratamiento de determinadas enfermedades y condiciones de salud. También se le llama yoga terapéutico, que combina la práctica del yoga antiguo con la medicina moderna, por ejemplo, el conocimiento las enfermedades, la anatomía y la fisiología.

El yoga terapéutico puede ayudar a mejorar una amplia gama de enfermedades y problemas de salud, incluyendo asma, ataques de pánico y ansiedad, el cáncer, el sida, el dolor de espalda y la artritis. El yoga terapéutico puede aliviar el dolor y ayudar al paciente a relajarse.

El yoga terapéutico evalúa al paciente, discutiendo el caso con un médico si es necesario y teniendo en cuenta el tratamiento médico del paciente. A continuación, se elije una serie específica de posturas, ejercicios de respiración y técnicas de relajación que se adapten a las necesidades del paciente.

El yoga terapéutico es holístico, es decir, que tiene en cuenta el estilo de vida del paciente, la dieta, los niveles de estrés y la capacidad de realizar ejercicio, y no sólo los síntomas de la enfermedad. En general, sentirse cada más relajado y más consciente de las sensaciones físicas puede ayudar a las personas a mejorar salud.
Perfil profesional
Un profesor de yoga necesita:
  • Un conocimiento profundo del yoga.
  • Disfrutar del trabajo con la gente.
  • Excelente habilidades de comunicación para explicar los distintos ejercicios y posturas.
  • Capacidad de hacer preguntas y utilizar la habilidad de escuchar para comprender los objetivo que los asistentes quieren alcanzar con sus clases de yoga.
  • Confianza para hablar y actuar frente a un grupo de personas.
  • Paciencia, tacto, comprensión, sensibilidad y conciencia.
  • Voluntad de adaptar las clases a las necesidades de cada individuo y a su capacidad física.
Para formarse como profesor de yoga, se necesita interés y capacidades para estudiar:
  • Anatomía y fisiología.
  • Las técnicas del yoga, el pranayama y la filosofía del yoga.
  • Teoría y práctica de la gestión de la clase.
Para trabajar como profesor de yoga, debe estar emocionalmente fuerte, ya que debe ayudar a personas con condiciones médicas graves.
Competencias
  • Actitud positiva.
  • Adapta las clases a las necesidades de los clientes.
  • Anima y motiva a los demás.
  • Aptitudes para el liderazgo.
  • Aptitudes para la enseñanza.
  • Aptitudes para la escucha.
  • Capacidades organizativas.
  • Capaz de realizar observaciones.
  • Capaz de respetar a personas de todos los orígenes.
  • Capaz de responder con rapidez en situaciones de emergencia.
  • Capaz de tomar la iniciativa.
  • Capaz de trabajar con vencimientos.
  • Comprensión del cuerpo humano y los efectos del ejercicio físico.
  • Comprensivo.
  • Comprometido.
  • Conocimientos de nutrición.
  • Da demostraciones prácticas.
  • Dispuesto a trabajar con varios tipos de personas.
  • Dispuesto a trabajar por las noches y en fin de semana.
  • En forma físicamente.
  • Enfoque flexible.
  • Enseña yoga terapéutico.
  • Flexible.
  • Habilidad para la observación.
  • Habilidad para los negocios.
  • Habilidad para motivar.
  • Habilidad para realizar presentaciones.
  • Habilidad para resolver problemas.
  • Habilidades comunicativas.
  • Habilidades interpersonales.
  • Habilidades para la administración.
  • Instruye a todas las edades y capacidades.
  • Ojo para el detalle.
  • Paciente.
  • Planifica un programa de actividades.
  • Presta una atención especial a la normativa en seguridad y salud.
  • Sensible.
  • Trabaja con individuos y grupos reducidos.
  • Trabaja en un gimnasio o centro de ocio.
  • Una mentalidad abierta.
Cursos relacionados