Descripción
Los niñeros cuidan de los niños en casas particulares, generalmente cuando su padre/s (o tutor/cuidador) salen a trabajar. Deben tener conocimientos sobre el desarrollo en los niños, y trabajar con ellos, ofreciéndoles atención y ayudando a los padres en la educación del niño.
Actividades laborales
Las obligaciones de los niñeros pueden variar dependiendo de la edad de los niños que cuidan y de sus habilidades.

Los niñeros que cuidan bebés y niños muy pequeños son responsables de vestirles, alimentarles y cambiarles a ellos, así como de consolarles cuando están inquietos. Tienen que prestar una atención especial a la higiene cuando preparan la comida o los biberones.

Algunos niñeros son responsables de tareas domésticas como limpiar, cocinar, ordenar las habitaciones de los niños, y lavar y planchar su ropa.

El juego es muy importante para el desarrollo del niño. Las niñeras pueden usar libros, juguetes y otras actividades para estimular al niño. Además pueden organizar otras actividades con ellos o ir a los parques para que puedan jugar con otros niños.

Los bebés y niños pequeños tienen que jugar con juguetes sencillos que les ayuden a desarrollarse. Los niñeros pueden ayudar a niños mayores a desarrollar habilidades importantes como la lectura y el trabajo de cálculo.

Establecer una buena relación con los padres es muy importante. Los niñeros y los padres deben hablar con regularidad, para garantizar la seguridad del niño y asegurarse de que es feliz y está estimulado. En conjunto, los niñeros y los padres pueden planificar la dieta, leer libros, organizar actividades y excursiones, y establecer un estándar de conducta aceptable del/de los niño/s.

Los niñeros tiene que vigilar muy de cerca la salud y la seguridad de los niños. Deben comunicar a los padres si han notado algún cambio en el niño; si creen que ha adelgazado, por ejemplo.

Los niñeros pueden recoger o ir a buscar a los niños al colegio, o cuidar de ellos si sus padres salen por la noche.

Los horarios de trabajo de los niñeros pueden ser largos e irregulares, e incluir tardes y fines de semana. Puede que les surjan oportunidades de trabajar en el extranjero. A veces las familias piden a su niñero si puede ir de vacaciones con ellos y seguir cuidando de los niños.
Perfil profesional
Un niñero necesita:
  • Resistencia y mucha energía.
  • Paciencia y tolerancia.
  • Sentido de la diversión.
  • Creatividad e imaginación.
  • Habilidades interpersonales y comunicativas.
  • Conocimientos básicos sobre el desarrollo social, intelectual y emocional del niño.
  • Ser honesta.
Debe ser capaz de:
  • Utilizar su iniciativa propia.
  • Mantener la calma trabajando bajo presión.
  • Mantener un estado de atención y alerta constante.
  • Desarrollo de relaciones amistosas y abiertas con los niños y sus padres.
  • Planear actividades y utilizar juguetes, libros y otras actividades para fomentar un aprendizaje seguro y divertido.
Puede necesitarse un permiso de conducir, por ejemplo, para llevar a los niños al colegio o de excursión.
Competencias
  • Acompaña a niños a ir y volver del colegio.
  • Amable.
  • Aptitud para tomar decisiones.
  • Aptitudes para la planificación.
  • Aptitudes para realizar primeros auxilios.
  • Atiende las necesidades emocionales de bebés y niños pequeños.
  • Bien organizado.
  • Capacidad para ser puntual.
  • Capacidades organizativas.
  • Capaz de dar ánimos.
  • Capaz de mantener la calma bajo presión.
  • Capaz de tomar la iniciativa.
  • Capaz de trabajar sin supervisión.
  • Capaz de tratar con constantes demandas de atención.
  • Confiable.
  • Conocimiento sobre el desarrollo de los niños.
  • Consuela a los niños cuando se sienten mal.
  • Creativo.
  • Da de comer a bebés y niños pequeños.
  • Dispuesto a trabajar por las noches y en fin de semana.
  • Emprendedor.
  • En forma físicamente.
  • Enérgico.
  • Enfoque flexible.
  • Enfoque profesional.
  • Establece una buena relación con los padres.
  • Estimula el desarrollo del niño.
  • Habilidades comunicativas.
  • Habilidades sociales.
  • Imaginativo.
  • Mantiene el lugar limpio y aseado.
  • Observador.
  • Organiza salidas.
  • Paciente.
  • Permiso de conducir completo.
  • Planifica y supervisa actividades de juego.
  • Prepara comida.
  • Proporciona un ambiente estimulante a los niños.
  • Responsable.
  • Sentido común.
  • Sentido del humor.
  • Sigue unos estándares estrictos de higiene, salud y seguridad.
  • Tolerante.
  • Trabaja con niños.
  • Trabaja sin supervisión.
  • Viste a bebés y niños pequeños.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.
  • Formación en Educación Infantil