Inspector de reclamaciones de seguros

Descripción
Los inspectores de reclamaciones de seguros son contratados por las compañías de seguros para investigar y validar las declaraciones realizadas por los asegurados. Comprueban que cada reclamación está cubierta por los términos y condiciones de la póliza e investigan la causa de la pérdida o daño.
Actividades laborales
La cobertura del seguro está disponible para ayudar a los clientes que han sufrido pérdidas causadas por acontecimientos, tales como robos, accidentes o enfermedades. El cliente paga una cantidad regular de dinero (denominada prima) y recibe una política escrita en la que se establecen las condiciones en que la compañía de seguros ofrece una solución a modo de reparación, sustitución o reposición de elementos, etc.

Los inspectores de reclamaciones de seguros, a veces conocidos como negociadores de reclamaciones, son responsables de investigar las reclamaciones presentadas por los asegurados.

Comprueban que cada reclamación está cubierta por los términos y condiciones de la póliza e investigan la causa de la pérdida o daño. Recogen pruebas a fin de comprobar que la declaración es verdadera.

Algunos inspectores podrían tener que entrevistar a solicitantes que están molestos, sorprendidos o tristes, sobre todo si las declaraciones hacen referencia a casos de deceso o lesiones graves.

El inspector a veces debe visitar edificios dañados o acudir al lugar donde hay vehículos con desperfectos con el fin de reunir las pruebas necesarias para determinar una solución justa. Pueden recoger pruebas contactando con abogados, empleadores y la policía o los testigos oculares de los hechos.

En las demandas directas, el acuerdo entre una compañía de seguros y un demandante por lo general se solucionan rápidamente. Sin embargo, incluso después de haber decidido si la compañía de seguros debe pagar, la decisión de la cuantía que se debe pagar puede llevar mucho.
Durante sus investigaciones, los inspectores deben ser conscientes de que la demanda podría ser falsa o exagerada.
Algunas declaraciones requieren la intervención de un perito independiente que actúa como intermediario entre la aseguradora y el reclamante y ayuda a organizar la ayuda, como la construcción o reparación de desperfectos. Un perito realiza una función similar a la de un inspector de reclamaciones de seguros, pero es empleado de una empresa de peritos en lugar de una compañía de seguros.

Las reclamaciones se presentan como resultado de acontecimientos, tales como accidentes personales, pérdida de mercancías, robos, pérdida de beneficios, incendios, inundaciones y daños causados por tormentas. Los grandes desastres naturales, como las inundaciones generan un gran número de reclamaciones, y se requiere una atención urgente.

Algunas compañías de seguros, y muchos inspectores y peritos, se especializan en un tipo particular de seguros, tales como lesiones personales, accidentes de aviación, de tránsito o marinos.

Los inspectores tienen que visitar un lugar de trabajo para hablar con los empleadores y los testigos, examinar registros de accidentes, tomar fotografías y mediciones de los sitios y equipamientos involucrados, y recoger muestras para usarlas como prueba. Podrían dar consejos de salud y seguridad a un empresario para tratar de reducir los incidentes en el futuro.

Muchos inspectores trabajan desde casa, utilizando ordenadores portátiles, cámaras digitales y grabadoras de voz digitales para mantener registros y preparar informes, que después envían por correo electrónico a su sede central.
Perfil profesional
Para ser inspector de reclamaciones de seguros se necesita:
  • Ser exhaustivo y metódico, y mostrarse seguro y decisivo.
  • Habilidades de comunicación.
  • Habilidades de negociación y técnicas de entrevista.
  • Integridad y honradez.
  • Tratar con tacto, simpatía y paciencia a los demandantes que están molestos, sorprendidos o angustiados.
  • Habilidades para priorizar y gestionar varios casos a la vez.
  • Habilidades de comunicación escrita para la redacción de informes.
Es probable que se necesite un permiso de conducir.
Competencias
  • Aptitudes para redactar informes.
  • Capacidad para priorizar tareas.
  • Confiable.
  • Decisivo.
  • Entrevista a reclamantes.
  • Examina reclamaciones presentadas por los asegurados.
  • Habilidad para la negociación.
  • Habilidades comunicativas.
  • Habilidades para entrevistar.
  • Habla con abogados, la policía, empleados y testigos oculares.
  • Metódico.
  • Paciente.
  • Permiso de conducir completo.
  • Recoge pruebas.
  • Redacta informes.
  • Seguro.
  • Visita edificios que han sufrido daños y vehículos accidentados.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.