Ilustrador comercial

Descripción
Los ilustradores comerciales producen dibujos, imágenes, cuadros o diagramas para muchos de los productos que se exponen y se compran en las tiendas. Puede tratarse desde libros infantiles hasta tarjetas de felicitación y cualquier tipo de publicidad.

Los ilustradores comerciales usan distintas técnicas artísticas y gráficas
Actividades laborales
Producen dibujos, imágenes, cuadros o diagramas para comunicar visualmente ideas o información, o para hacer más entendedor un producto o conseguir que parezca más atractivo.

Utilizan distintas técnicas artísticas y gráficas para producir ilustraciones para una amplia variedad de productos, tales como:
  • Libros y cubiertas de libros.
  • Revistas de moda.
  • Folletos y prospectos.
  • Tarjetas de felicitación.
  • Embalaje.
Muchos de estos productos son artículos que se exponen y se compran en las tiendas, de forma que la ilustración se puede utilizar para ayudar a promocionar y vender un producto. En otros casos, la ilustración se puede utilizar para conferir más atractivo a tarjetas de felicitación o cubiertas de libros, por ejemplo, y para ayudar a visualizar una historia, como con los dibujos en un libro o revista.

Los ilustradores comerciales tienen que ser capaces de producir ideas originales, pero también tienen que entender lo que hace que un producto sea más atractivo y llamativo.

Los ilustradores comerciales comienzan su trabajo a partir de un esbozo que les entrega el cliente, por ejemplo, una empresa que quiere lanzar un nuevo producto o una agencia de publicidad. El esbozo debe contener datos como:
  • La información que el usuario necesita para entender la ilustración.
  • Qué tipo de necesidades debe plasmar la ilustración para el productos.
  • El estilo o el tema.
  • A quién está dirigido
  • Los plazos de entrega y los presupuestos de los que se parte.
Para obtener toda la información de soporte necesaria, el ilustrador comercial puede realizar un poco de investigación antes de comenzar a dibujar sus ideas. Por ejemplo, puede estudiar la empresa o el producto que debe a ilustrar o analizar otros productos similares en el mercado. También puede que deba leer distintos tipos de textos, como la historia o el esbozo de un libro.

Los ilustradores comerciales producen una serie de ideas, utilizando herramientas tales como bolígrafos, lápices, lápices de colores y técnicas de aerografía. Usan ordenadores para crear imágenes o manipular los primeros bocetos y dibujos. Tratan de desarrollar un estilo propio y único.

Para crear un guión, pueden necesitar un detalle de una secuencia de ilustraciones, a menudo con el texto acompañante, para mostrar la forma en que se encadenan los acontecimientos, por ejemplo, en un libro.

Los ilustradores comerciales presentan sus ideas iniciales y dibujos al cliente, quien puede aceptar o pedir algunos cambios. Una vez que las ideas se han aprobado, el dibujante ya puede trabajar con la ilustración final.

También pueden colocar su trabajo directamente en el texto o en la posición correspondiente con respecto al producto, o preparar la ilustración para la impresión. Es posible que necesiten discutir su trabajo con otros profesionales, tales como diseñadores, fotógrafos o autores. Muchos son trabajadores autónomos.
Perfil profesional
Un ilustrador comercial necesita:
  • Excelentes habilidades de dibujo.
  • Imaginación y creatividad.
  • Saber trabajar con diferentes técnicas y medios artísticas.
  • Prestar atención al detalle.
  • Conocimiento del color y la forma.
  • Buenas habilidades de investigación.
  • Capacidad de traducir la información que figura en un escrito en ideas viables e imaginativas.
  • Conocimiento de software de gráficos y de imagen digital.
  • Buenas habilidades de comunicación, presentación y negociación.
  • Ser capaces de aceptar críticas.
  • Conocimientos sobre comercio.
  • Trabajar en equipo y coordinarse, por ejemplo, con diseñadores, directores de arte, publicistas, etc.
  • Trabajar con plazos de tiempo y presupuestos determinados.
  • Un enfoque flexible de su trabajo.
Si trabaja como ilustrador autónomo o por cuenta propia, necesitará habilidades comerciales y de marketing.
Competencias
  • Aptitudes para dibujar con precisión y claridad.
  • Aptitudes para el diseño asistido por ordenador.
  • Aptitudes para los negocios obtenidos mediante el autoempleo.
  • Capacidad de arreglárselas con un trabajo y unos ingresos fluctuantes.
  • Capaz de emplear colores y formas de forma creativa.
  • Capaz de encajar críticas y rechazo.
  • Capaz de prestar atención al detalle.
  • Capaz de seguir instrucciones.
  • Capaz de trabajar con un presupuesto.
  • Capaz de trabajar con vencimientos.
  • Capaz de trabajar tanto solo como en equipo.
  • Conocimientos de diseño gráfico, informática, fotografía y nuevos medios de comunicación.
  • Conocimientos en software de escaneo.
  • Conocimientos en varios tipos de materiales.
  • Emprendedor.
  • Flexible en la realización de sus tareas.
  • Habilidad para el dibujo.
  • Habilidad para el diseño.
  • Habilidad para el marketing.
  • Habilidad para la negociación.
  • Habilidad para realizar presentaciones.
  • Habilidades artísticas.
  • Habilidades comunicativas.
  • Habilidades en pintura.
  • Persuade a la gente a comprar.
  • Planifica cómo debe llevarse a cabo el trabajo.
  • Queda con clientes actuales y potenciales.
  • Realiza investigación.
  • Resuelto.
  • Se asegura de que las necesidades del cliente están cubiertas.
  • Se le ocurren nuevas y creativas ideas.
  • Seguro.
  • Toma decisiones sobre cómo utilizar imágenes, el espacio, el color y el estilo.
  • Usa variedad de materiales y métodos artísticos.
Cursos relacionados