Asistente social

Descripción
Los asistentes sociales trabajan junto con las familias y población vulnerable en general, para detectar, prevenir y modificar situaciones de exclusión social. Trabajan en departamentos de servicios sociales, cuyo objetivo es mejorar el bienestar social de la ciudadanía, prestando atención, información y apoyo.
Actividades laborales
La principal función de los asistentes sociales es valorar la situación familiar y definir un plan de trabajo. Para lograrlo, se reúnen con la familia o las personas implicadas y averiguan qué tipo de dificultades están experimentando.

A partir de esta evaluación inicial, se planifican las acciones a realizar y se ofrecen una serie de orientaciones sobre los recursos, las prestaciones y los servicios más adecuados para cubrir las necesidades concretas.

El trabajo del día a día varía según las necesidades de cada familia, que pueden incluir problemas con la vivienda, cuestiones financieras, falta de apoyo familiar, problemas de salud mental o de adicciones, etc. Algunas de las tareas concretas son:
  • Ofrecer información, orientación, asesoramiento y atención personal a la ciudadanía sobre servicios y recursos sociales.
  • Ofrecer atención integral y personalizada a personas mayores.
  • Ayudar a personas sin medios económicos suficientes para su inserción o reinserción social y laboral.
  • Prestar apoyo y asesoramiento para la mejora de las habilidades de crianza de niños y adolescentes.
  • Definir planes de actuación para la inserción sociolaboral de personas vulnerables.
  • Tramitar solicitudes de ayudas económicas, ayudas a la dependencia, etc.
  • Registrar las entrevistas y redactar informes de cada familia y sus necesidades.
  • Trabajar en colaboración con las instituciones públicas, organizaciones sin ánimo de lucro, fundaciones, empresas, etc.

Perfil profesional
Un asistente social de familia necesita:
  • Habilidades interpersonales y de comunicación.
  • Una actitud positiva cuando se enfrentan con dificultades.
  • Un conocimiento y una comprensión amplios de los recursos locales disponibles para ayudar a las familias con las que trabaja.
Debe ser capaz de:
  • Trabajar bien bajo presión.
  • Hacer las preguntas adecuadas para encontrar la información que necesita.
  • Conseguir la información interactuando con todo tipo de personas, teniendo en cuenta que en ocasiones estas personas pueden encontrar dificultades para expresarse.
  • Trabajar los conflictos con sensibilidad y llegar a soluciones efectivas.
  • Trabajar colaborativamente con organismos como los servicios sociales y educativos, organizaciones, fundaciones, etc. y con los otros agentes implicados.
  • Trabajar con efectividad con distintos tipos de personas, incluidos los usuarios de servicios, y con otros miembros y profesionales del equipo de trabajo, tales como trabajadores sociales que trabajan con menores y trabajadores de la salud.
  • Elaborar informes y registrar datos.
Desplazarse a través de un área local es habitual, por lo que un permiso de conducir puede ser un requisito fundamental del puesto de trabajo.
Competencias
  • Actitud positiva.
  • Amable.
  • Aptitudes para gestionar el tiempo.
  • Aptitudes para la escucha.
  • Aptitudes para negociar.
  • Bien organizado.
  • Capacidad para ganarse la confianza de los demás.
  • Capacidad para gestionar carga de trabajo.
  • Capacidad para tener en cuenta y entender cómo se sienten las demás personas.
  • Capacidad para trabajar en equipo.
  • Capaz de dar información compleja de un modo directo.
  • Capaz de identificar problemas.
  • Capaz de mantener la calma bajo presión.
  • Capaz de plantear preguntas con claridad.
  • Capaz de plantear preguntas de manera objetiva.
  • Capaz de tomar la iniciativa.
  • Capaz de tratar con personas agresivas.
  • Capaz de tratar con personas difíciles o demandantes.
  • Capaz de valorar a las personas y analizar la información que dan.
  • Comprometido.
  • Decisivo.
  • Destrezas en informática.
  • Educado.
  • Enfoque flexible.
  • Enfoque práctico.
  • Entregado.
  • Flexible.
  • Habilidad para gestionar conflictos.
  • Habilidad para resolver problemas.
  • Habilidad para reunir datos.
  • Habilidades comunicativas.
  • Habilidades para la administración.
  • Habilidades sociales.
  • Objetivo.
  • Observador.
  • Paciente.
  • Perseverante.
  • Persistente.
  • Rapidez de reflejos.
  • Responsable.
  • Resuelto.
  • Tolerante.
  • Trabaja en equipo.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.
Cursos relacionados