Hay que recuperar el desarrollo normal de la actividad académica universitaria tras más de un año de pandemia

Entrevista

José Carlos Gómez Villamandos, presidente de Crue Universidades, ofrece su punto de vista sobre los desafíos del sistema universitario en esta tercera entrega de la serie de entrevistas que Educaweb realiza para analizar los retos del curso 2021-2022
 

  • 13/09/2021

  • Valora

  • Deja tu comentario
Educaweb continúa con la serie de entrevistas iniciada el 2 de septiembre de 2021 sobre los retos del curso 2021-2022. En esta ocasión, cuestionamos a José Carlos Gómez Villamandos y presidente de Crue Universidades Españolas y rector de la Universidad de Córdoba, quien da su visión sobre los retos del sistema universitario en este nuevo curso, entre los que destaca que la Universidad vuelva a la presencialidad total cuando la pandemia lo permita.
 
Además, aboga por que se dote al sistema universitario español del marco legal y los recursos que necesita para competir en igualdad de condiciones con otras universidades europeos. El Doctor en Veterinaria también señala que la pandemia ha acelerado la transformación digital de la enseñanza universitaria y que el profesorado ha sabido adaptarse a ella.
 
¿Cuáles son los retos más importantes del nuevo curso 2021-2022 en el ámbito universitario?
 
El principal objetivo para este curso que se inicia es recuperar el desarrollo normal de la actividad académica universitaria tras más de un año de pandemia. Las universidades estamos apostando este curso por la presencialidad total, siempre que nos mantengamos en los niveles 1 y 2 de alerta.
 
¿Cuáles son los principales aprendizajes que se han extraído de la pandemia y que se podrían aplicar en este curso académico?
 
Las tres "Cs": colaboración, cooperación y coordinación. El trabajo y el esfuerzo conjunto de instituciones y colectivos es esencial en situaciones como las que hemos vivido, y seguimos viviendo, con la emergencia sanitaria del coronavirus.
 
¿Cómo ha impactado el COVID-19 en la igualdad de oportunidades del alumnado y qué medidas se han aplicado o podrían aplicarse para fomentarla?
 
Desde el primer minuto, cuando nos vimos obligados a trasladar toda la docencia presencial a otra de emergencia en remoto, nuestra principal preocupación fue minimizar el impacto entre los colectivos más vulnerables de la comunidad universitaria. Para ello, pusimos en marcha proyectos que reforzasen las infraestructuras TIC de las universidades y de entrega de dispositivos y soluciones de conectividad al estudiantado. También hemos impulsado, junto con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el Banco Santander, dentro del Fondo Supera Covid-19 que activamos en 2020, proyectos de investigación relacionados directamente con la enfermedad o con las consecuencias de esta en todos los ámbitos, especialmente en todo lo relativo a las cuestiones de género, donde se ha visto un mayor impacto negativo en la producción científica de las mujeres respecto de la de los hombres.
 
"La aparición de la pandemia ha acelerado los procesos de transformación digital en todos los sectores".


Se da por hecho que el coronavirus ha impulsado la digitalización. ¿Se ha aprovechado para impulsar el aprendizaje personalizado de los estudiantes universitarios?
 
Antes de que llegase la pandemia, las instituciones de Educación Superior estábamos preparándonos para la disrupción tecnológica de las tecnologías emergentes, y había toda una serie de tendencias que formaban parte de nuestra estrategia de transformación digital, tales como el tema de la formación en línea, las credenciales digitales, el potencial de la Inteligencia Artificial (IA) en el sector educativo, la formación en competencias digitales de toda la ciudadanía o, incluso, la necesidad de poder satisfacer la demanda cada vez mayor de formación a lo largo de la vida. La aparición de la pandemia ha acelerado los procesos de transformación digital en todos los sectores. Se han realizado infinidad de acciones para mejorar las habilidades y competencias digitales de nuestros profesores y estudiantes. Las plataformas de aprendizaje personalizado, las metodologías docentes activas, el empleo de herramientas tecnológicas tanto en el aula como en la formación en línea, los sistemas basados en IA y analítica de datos de aprendizaje para ofrecer una formación personalizada y una mejor experiencia del estudiante en los procesos de enseñanza aprendizaje, son ya hoy día una realidad y estarán cada vez más presentes en nuestro día a día.
 
¿Cómo afronta el profesorado el nuevo curso académico? ¿Qué necesitaría para poder desempeñar mejor su trabajo?
 
El profesorado se ha adaptado de forma flexible y proactiva a los cambios exigidos por la situación de pandemia en los dos últimos cursos, y lo seguirá haciendo para proporcionar la mejor docencia y desarrollar la investigación de calidad que caracteriza a las universidades. Se han realizado las inversiones necesarias para garantizar las medidas de seguridad requeridas por las autoridades sanitarias en los centros universitarios, que son espacios seguros para el estudiantado, el personal docente e investigador y de administración y servicios. Por lo tanto, aspiramos a que el trabajo del profesorado se desarrolle con la mayor normalidad, al tiempo que reclamamos, para mejorar las condiciones de trabajo, un aumento de las plantillas, una mayor estabilidad laboral y una carrera profesional que permita atraer y mantener a las personas más capacitadas en la estructura docente e investigadora de las universidades.
 
La educación y la formación se consideran más fundamentales que nunca para relanzar la economía del país. ¿Cómo cree que debería ser la relación entre los centros y las empresas a partir de ahora?
 
Desde Crue Universidades Españolas se trasladó ya a principios de este año un plan de participación de las universidades en el mecanismo de recuperación y resiliencia que presentó el Gobierno en Bruselas. La idea es transformar los campus para transformar la sociedad. Las universidades tienen el potencial para convertirse en potentes vectores de desarrollo económico y pueden ser captadoras de importantes fondos del programa Next Generation de la UE. Para ello, hemos propuesto una batería de medidas y "políticas palanca" con el objetivo de generar un sistema de I+D+i sólido que permita el desarrollo de una sociedad basada en el conocimiento. Tenemos una oportunidad única para hacerlo.

 
"Las universidades tienen el potencial para convertirse en potentes vectores de desarrollo económico".


En un entorno tan incierto como el actual, cada vez se concede más importancia a la orientación académica y profesional de las personas a lo largo de toda la vida. ¿Comparte esta visión y como se lleva a la práctica?
 
Si bien siempre ha sido necesaria, desde hace ya un tiempo la formación a lo largo de toda la vida es imprescindible. El continuo avance tecnológico, la globalización y la internacionalización de las empresas están introduciendo cambios de gran magnitud en los métodos de trabajo, en la tipología de puestos de trabajo y en las organizaciones. La formación continua de los trabajadores es esencial para adaptarse. Al trabajador le aporta nuevos conocimientos, así como nuevas competencias, motivaciones y desarrollo personal, además de mayores posibilidades de promoción; y a las empresas, el hecho de tener profesionales con una formación mejor y más actualizada les permite responder de forma más efectiva a las necesidades y a los cambios del entorno y ser más competitivas. Un buen ejemplo de la apuesta de las universidades por el Lifelong Learnig son los MOOCs (del inglés Massive Online Open Courses), que presentan dos grandes ventajas: la personalización del aprendizaje, porque permiten formarse en un área de conocimiento específica resultante de una oferta formativa "desagregada" sin necesidad de cursar un "paquete completo" de formación vinculado a un título tradicional, y la reducción de su coste, no solamente entendido como coste económico, sino también como tiempo necesario para poder realizarla, que es mucho menor que en un título tradicional.
 
¿Cuáles son los objetivos de CRUE para este próximo curso 2021-2022?

Dos fundamentalmente: que nuestras propuestas de Universidad 2030 para la nueva Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU) que está elaborando el Ministerio –y que ya fueron trasladadas al ministro Manuel Castells en octubre de 2020– sean atendidas y se dote a la Universidad del marco legal y los recursos que necesita para competir en Europa en igualdad de condiciones con el resto de los sistemas universitarios de nuestro entorno. Y que se tenga en cuenta nuestro Plan de participación en el mecanismo de recuperación y resiliencia. Si se escucha a la comunidad universitaria y se tiene visión estratégica como país, sobre estos dos ejes de actuación podríamos poner en marcha el cambio real hacia una economía del conocimiento. Es esencial confiar y apostar por las universidades, solo así nos colocaremos a la vanguardia de los países desarrollados.


Imagen: © Crue Universidades
 

Más información

 
A continuación puedes leer las entrevistas sobre los retos del curso 2021-2022 que hemos publicado hasta la fecha:
 
  • Ana Cobos, presidenta de la Confederación de Organizaciones de Psicopedagogía y Orientación de España (COPOE)
  • César Coll, Catedrático Emérito de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universitat de Barcelona.
Deja tu comentario
Subscripción a publicaciones
podrás recibir información de las publicaciones de Educaweb te ofrece