Descripción

En el Centro de Investigación de las Artes Escénicas y Audiovisuales La Manada entendemos que el actor y actriz creador debería aportar a su entorno el cuestionamiento de la realidad y el de uno mismo con el objetivo de hacer una sociedad más libre, más solidaria, más valiente, más inteligente y más humana. Creemos que para ello es imprescindible el conocimiento, la sensibilidad y la inteligencia. Pero también el juego. Convertirse en un verdadero profesional de este oficio no depende del talento ni de la inspiración sino del aprendizaje de herramientas concretas en los campos de: interpretación, cuerpo, voz, literatura dramática e historia. Nuestra formación regular es un proceso de tres años en el que los alumnos aprenden técnicas concretas que les permiten desenvolverse en la profesión con rigor, compromiso y sensibilidad. Independientemente del medio en el que se encuentren: teatro, cine, televisión, docencia, etc.

Temario

Primer curso:
Este primer curso nos planteamos el viaje del actor sobre sí mismo. El actor debe conocer su cuerpo y sus emociones para poder prestárselas al personaje con honestidad. Al mismo tiempo se zambulle en el conocimiento de las Artes Universales y la literatura dramática. El objetivo es que el alumno realice un viaje de conocimiento hacia sí mismo y hacia el mundo que le rodea. Poniéndose en contacto con su capacidad creadora a partir del conocimiento de los otros y de sí mismo. en esta primera parte del viaje aprende a conocer sus propios motores, sus imágenes y emociones; aprende los principios de la Inteligencia Emocional, autoconocimiento, autogestión y motivación, que le permitirán comprenderse internamente y comprender cómo es su entorno; también aprende cómo es su cuerpo, cómo es su voz y las maneras más eficientes y expresivas de ponerlos en funcionamiento; empieza a entrenar y mejorar sus capacidades físicas, mediante el ejercicio estructurado y diario; continúa el aprendizaje del idioma más importante en la industria cinematográfica actual, el Inglés, mediante clases de grupos reducidos, y adaptados a su nivel particular; aprende sobre el arte desde los orígenes de la humanidad hasta el Renacimiento, en general, y centrándose en los textos y en las manifestaciones teatrales en particular. Para poder interpretar personajes con la honestidad necesaria en el teatro y cine contemporáneos, necesita el conocimiento de su entorno, el conocimiento de la historia, del arte y de sí mismo. El actor o actriz moderno es un artista completo y comprometido valientemente con su sociedad. Debe tener la inteligencia y sensibilidad necesarias para adquirir tal responsabilidad mediante la técnica y el conocimiento. 

Segundo curso:
Tras la realización del Curso Básico, el alumno continúa su formación con el Curso Avanzado de Interpretación. Después del Arduo trabajo sobre nosotros mismos del año anterior, tras haber establecido las bases técnicas para el trabajo interpretativo y una vez iniciado el camino del aprendizaje en los distintos campos del estudio del Arte Dramático, este segundo curso es el puente hacia el futuro enfrentamiento del alumno con el trabajo profesional, es el año de la técnica, el año de sembrar y de adquirir el grueso de las las herramientas que acompañarán al actor durante toda su carrera profesional. En interpretación los objetivos de Avanzado orbitan alrededor de dos conceptos: el estilo y el personaje. El aspirante a actor se enfrentará a textos con un estilo de escritura alejado de los realistas, a fin de encontrar la verdad que se halla en la convención y no en la cotidianidad. Por otro lado, trabajaremos la construcción del personaje. Utilizando las herramientas adquiridas en el año anterior abordaremos el acercamiento del aspirante a actor al corazón de su personaje, trabajando el comportamiento y la incidencia en éste de la línea de pensamiento. Apoyando este trabajo y complementándolo, la asignatura de cuerpo y voz se centra en el manejo de la palabra como acción misma, como arquitectura de las intenciones y el subtexto independientemente de su complejidad formal. Así mismo, el alumno aprenderá a introducir elementos externos tales como la segmentación corporal o sensaciones físicas, con el objetivo de crear el personaje sin renunciar a la propia verdad del alumno. Si el año anterior el alumno curso la asignatura de Inteligencia Emocional, donde aprendió los entresijos de su mundo emocional, este año es el momento de aprender las bases del pensamiento, es el momento de aprender a pensar, tarea que lleva a cabo en la asignatura de Pensamiento Crítico. Por otra parte, continúa y avanza en el cuidado y mejora de su condición física con los entrenamientos físicos diarios, así como mantiene y evoluciona en su conocimiento del Inglés, como idioma fundamental para la industria audiovisual. En las asignaturas de Literatura Dramática y de Historia de las Artes los alumnos recorren el periodo histórico que abarca desde el Renacimiento hasta el comienzo del siglo XX, entendiendo cómo las distintas manifestaciones artísticas son siempre hijas de su tiempo y cómo verdaderamente los llamados clásicos son tales porque esconden una reflexión sobre el ser humano y sus pasiones que trasciende las épocas para hablarle al ciudadano de hoy y al estudiante de Interpretación del s. XXI.

Tercer curso:
A menudo, en las escuelas de interpretación pecamos de mimar en exceso al alumno, olvidándonos de una de nuestras principales funciones: prepararle para el mundo profesional. Esto es: las presiones, la convivencia, las exigencias, el trabajo solitario, el desarraigo de tu compañero de escena, etc. Nos olvidamos, en fin, de enseñar a trabajar solo, a ser independiente, a no necesitarnos. Este tercer curso es el puente hacia el futuro enfrentamiento del alumno con el trabajo profesional. Con el Arte Dramático con mayúsculas. Durante los dos años anteriores el alumno bucea en sí mismo y adquiere una técnica fiable con la que trabajar. Ha tenido que pasar por el ojo de la cerradura, se ha plegado para poder crecer, para conseguir aprender la técnica. Este es el año en el que adquiere una forma de trabajar propia, en la que construye su cocina personal a partir de lo aprendido y en la que termina el recorrido de aprendizaje en las áreas básicas para cualquier buen actor: un buen conocimiento de la Literatura Dramática, un buen conocimiento de la Historia de las Artes, dominio de su cuerpo y de su voz, una buena forma física, manejo del Inglés para el acceso a castings, y un conocimiento completo de la Historia del Cine. Ha llegado el momento de prepararnos para la batalla del mundo profesional. 

Cuarto curso:
El alumno de cuarto tiene ya su propio método de trabajo basado en el conocimiento y en la técnica, que le hace ser independiente y poder ejecutar su labor interpretativa; ha adquirido un conocimiento completo de la Historia del Cine, de la Historia de la Literatura Dramática y de la Historia de las Artes; lleva tres años entrenando físicamente durante varias horas a la semana; domina su cuerpo y su voz; conoce las bases de la Inteligencia Emocional, que le permiten comprenderse, comprender el entorno y los personajes; conoce las bases del Pensamiento crítico, que le permiten generar discursos inteligentes, comunicar ideas y deconstruir la realidad para hacerla digerible y comprensible. Está listo para la última batalla: el curso profesional. Este año está orientado absolutamente al mundo profesional. En el primer cuatrimestre el alumno cursa: Preparación al Casting, donde aprenderá cómo hacer un casting, cuál es el material básico del que tiene que disponer para acceder al mundo laboral, cuáles son las distintas opciones de trabajo y cómo conseguir acceder a ellas, etc.; Interpretación ante la Cámara, donde adquiere la práctica y el conocimiento para dominar este código; Interpretación en Inglés, para que al finalizar su formación el alumno pueda realizar cualquier prueba en el idioma más importante de la industria; Producción y Gestión, una asignatura en la que el alumno aprenderá los entresijos de la vida profesional a nivel administrativo y económico, cómo es un contrato de trabajo, cómo se gestiona una compañía, cómo se gestiona un teatro, cómo hacer rentable los proyectos culturales, etc. Por último, en el segundo cuatrimestre, el alumno vive y trabaja el día a día de un actor. Participando en una producción profesional: en la elaboración de un proyecto de creación colectiva, en la que trabajara treinta horas a la semana, con ensayos diarios de seis horas y finalizando con el estreno del espectáculo en un teatro madrileño. Ha llegado el momento de volcar todo el aprendizaje, de probarlo, de aplicarlo al hecho puramente artístico. Ha llegado el momento de volar como pájaros.

Requisitos

Tener 18 años o cumplirlos antes de diciembre de 2020. Tener conocimiento extenso del castellano. 

Precio

entre 250 € y 500 €
300 euros al mes de septiembre a junio.

Ventajas del curso

En La Manada somos conscientes de que no hay dos actores iguales y de que cada alumno tiene sus propias inquietudes artísticas. Por eso además de las asignaturas troncales, obligatorias para todos los alumnos de nuestra escuela, ofrecemos asignaturas optativas. Son unos talleres que duran entre tres y seis meses y que tienen la función de complementar y completar la formación regular. En ellas el futuro actor puede especializarse en distintas áreas de su interés: canto, danza, teatro musical, lucha escénica… Todos estos talleres están dirigidos además por profesionales del más alto nivel en nuestro país. Siendo también estas asignaturas un modo para que el alumno se abra al mundo y a la realidad profesional.
Sí, me interesa
conocer todos los detalles, precios, becas, fechas y plazas disponibles
Título en Arte Dramático
También te recomendamos estos cursos
Temas relacionados
X