Descripción

Los estudios de Historia se orientan a la formación de personas con un nivel cultural elevado y habilidades diversas para el análisis e interpretación de realidades sociales del pasado y del presente, personas que se caracterizan, idealmente, por su apertura a otras culturas, su curiosidad intelectual y su capacidad de aprendizaje.

Siguiendo el Libro Blanco del Grado de Historia podemos enunciar los principios generales que cualquier modelo de enseñanza de la Historia debería contemplar. Estos pueden reducirse a cinco objetivos fundamentales:

    * 1.- El título de Historia ha de procurar un conocimiento racional y crítico del pasado de la humani­dad, con la finalidad de que el estudiante pueda comprender el presente y hacerlo comprensi­ble a los demás. Sólo el historiador tiene tal capacidad de relacionar los acontecimientos y pro­cesos del pasado con los del presente, y de discernir la forma en que aquéllos influyen en éstos.
    * 2.- El estudiante de Historia ha de adquirir un conocimiento básico de los principales acontecimien­tos y procesos de cambio y continuidad de la humanidad en una perspectiva diacrónica, desde la prehistoria hasta el mundo actual. La dimensión espacial de este conocimiento histórico ha de ser tan amplia como sea posible, por cuanto contribuye a desarrollar la capacidad de com­prender la diversidad histórica y cultural y, en consecuencia, a fomentar el respeto por los siste­mas de valores ajenos y la conciencia cívica.
    * 3.- Asimismo, el Grado en Historia debe proporcionar un conocimiento básico de los métodos, téc­nicas e instrumentos de análisis principales del historiador, lo que entraña, por un lado, la capa­cidad de examinar críticamente cualquier clase de fuentes y documentos históricos y, por otro, la habilidad de manejar los medios de búsqueda, identificación, selección y recogida de infor­mación, incluidos los recursos informáticos, y de emplearlos para el estudio y la investigación.
    * 4.- Al término de los estudios de grado, los titulados en Historia deben haber alcanzado un cono­cimiento básico de los conceptos, categorías, teorías y temas más relevantes de las diferentes ramas de la investigación histórica, así como la conciencia de que los intereses y problemas his­tóricos son susceptibles de cambiar con el paso del tiempo, conforme a los diversos contextos políticos, culturales y sociales.
    * 5.- Los titulados en Historia han de saber expresarse con claridad y coherencia, tanto verbalmente como por escrito, empleando correctamente la terminología propia de la disciplina y, en la medi­da de lo posible, tener conocimiento de otros idiomas para enriquecer   su visión de la realidad y acrecentar su capacidad de análisis, comparación y comprensión del pasado y del presente.
    * 6.- Adquirir la capacidad de leer textos o documentos históricos en la propia lengua, así como de transcribir, resumir y catalogar información de forma pertinente.
    * 7.- Adquirir la capacidad para identificar y utilizar apropiadamente fuentes de información para la investigación histórica.
    * 8.- Obtener la habilidad para utilizar correctamente los instrumentos de recopilación de información (catálogos bibliográficos, inventarios de archivo y bases de datos electrónicas).
    * 9.- Manejar los recursos y técnicas informáticas y de Internet a la hora de trabajar con datos históricos.
    * 10.- Leer, analizar e interpretar correctamente el registro arqueológico.
    * 11.- Además de los objetivos formativos anteriores, un objetivo común a todas las titulaciones de la URJC es fomentar la movilidad, especialmente internacional.

En resumen, la adquisición, proporcionada y armoniosa, de este conjunto de saberes y competencias encamina específicamente a los titulados en Historia hacia el ejercicio profesional en la enseñanza de la Historia, las prospecciones, excavaciones y estudios arqueológicos, la gestión de patrimonio histórico y cultural, la investigación histórica, el empleo en archivos y bibliotecas históricas, la gestión de docu­mentación histórica, la colaboración en medios de comunicación y editoriales, y el asesoramiento cul­tural en todo tipo de instituciones, y, de forma más genérica, al trabajo en administraciones públi­cas, la gestión de proyectos internacionales públicos y privados, la preparación a la carrera diplomá­tica y la gestión de recursos humanos.

ESTRATEGIAS FORMATIVAS

Para la consecución de los objetivos anteriores, se plantean las siguientes estrategias formativas:

    * 1.- Plantear unos contenidos formativos de amplio alcance de carácter universitario que den respuesta a las necesidades de formación superior de los estudiantes en relación a cuestiones sociales, humanísticas, científicas y técnicas.
    * 2.- Proponer un currículum académico que aborde y tenga en cuenta específicamente los fundamentos, los métodos, los procesos y los contenidos propios de la ciencia histórica facilitando el conocimiento de las herramientas básicas del oficio de historiador y potenciando la multidisciplinaridad de la formación.      
    * 3.- Proponer el uso de métodos de enseñanza que estimulen capacidades como la habilidad de trabajar en equipo y organizar proyectos u otras que ayuden a realzar aptitudes que por lo general se suponen que resultan del estudio de la historia tales como la disciplina mental, el dominio del idioma propio al hablar o escribir, o el rigor y honestidad intelectuales.

Duración

240 créditos
Sí, me interesa
conocer todos los detalles, precios, becas, fechas y plazas disponibles
Grado en Historia
También te recomendamos estos cursos
Temas relacionados
X