Psicólogo clínico

Descripción
Los psicólogos clínicos son profesionales de la psicología especializados en salud mental. Su objetivo principal es reataurar el equilibrio psicológico del paciente mediante la evaluación, el diagnóstico, la prevención y la intervención terapéutica.

Además de la intervención directa con los pacientes, entre sus actividades destacan la docencia, la investigación y la consultoría.
Actividades laborales
El psicólogo clínico se encarga de diagnosticar transtornos psicológicos, utilizando sus conocimientos en psicología para evaluar las necesidades, habilidades y comportamientos del paciente. Su intervención  también puede incluir terapia con familias e intervención coordinada con otros profesionales.

Los pacientes pueden acudir a los equipos de salud mental y servicios de psicología directamente o derivados por un médico.

Los psicólogos clínicos utilizan sus evaluaciones para identificar:
 
  • La naturaleza del problema.
  • La idoneidad del tratamiento.
  • El tipo de tratamiento requerido.
La evaluación general determina el tipo de terapia, el asesoramiento o el consejo que necesita cada paciente.

Otra función de los psicólogos clínicos es participar en la gestión y planificación de los servicios de salud. Esto podría incluir la formación de otros profesionales médicos en áreas como el diagnóstico psicológico o el control del estrés, o también la supervisión de psicólogos en proceso de formación.

En cuanto al entorno laboral, los psicólogos clínicos visitan a los pacientes en clínicas y hospitales públicos, servicios de la seguridad social, residencias de ancianos, centros de detención preventiva, centros de formación para jóvenes, entre otros. Los psicólogos clínicos que se dedican a la docencia y a la investigación pueden desarrollar su carrera profesional en universidades y unidades de investigación médica.

Los psicólogos clínicos suelen trabajar en equipo, junto con otros profesionales como médicos, enfermeras, trabajadores sociales y terapeutas ocupacionales, así como otros psicólogos, con el fin de evaluar y proporcionar el tratamiento más adecuado.
Perfil profesional
Para ser psicólogo clínico se necesita:
  • Formación específica en psicología clínica.
  • Capacidad investigadora.
  • Interés en la forma de pensar y actuar del ser humano.
  • Un enfoque lógico y metódico para la resolución de problemas.
  • Excelentes habilidades interpersonales y de comunicación.
  • Un enfoque tranquilo y profesional en todo momento.
  • La capacidad de comunicar los resultados de sus investigaciones, incluso en informes escritos.
  • Habilidades de trabajo en equipo.
  • El respeto estricto de la confidencialidad de sus clientes.
  • Conocimiento de psicología para entender el comportamiento de una manera científica.
También debe:
  • Ser un buen oyente.
  • Trabajar de forma lógica y sistemática.
  • Ser paciente, objetivo y carente de prejuicios.
  • Ser capaz de relacionarse con personas de todas las edades y de todos los entornos sociales.
  • Ser capaz de establecer una relación de confianza y constructiva con los clientes.
  • Comprometerse a ayudar a las personas a transformar sus vidas de una manera positiva.
  • Ser resistente y capaz de no verse superado por las dificultades con las que se encuentra.

Competencias
  • Actitud positiva.
  • Amable.
  • Aptitudes para gestionar el tiempo.
  • Aptitudes para la comunicación verbal y escrita.
  • Aptitudes para la escucha.
  • Aptitudes para negociar.
  • Aptitudes para redactar informes.
  • Bien organizado.
  • Capacidad para ganarse la confianza de los demás.
  • Capacidad para gestionar carga de trabajo.
  • Capacidad para tener en cuenta y entender cómo se sienten las demás personas.
  • Capacidad para trabajar en equipo.
  • Capaz de interpretar situaciones.
  • Capaz de mantener la calma bajo presión.
  • Capaz de plantear preguntas con claridad.
  • Capaz de plantear preguntas de manera objetiva.
  • Capaz de tomar la iniciativa.
  • Capaz de tratar con personas agresivas.
  • Capaz de tratar con personas difíciles o demandantes.
  • Capaz de valorar a las personas y analizar la información que dan.
  • Destrezas en informática.
  • Dispuesto a trabajar con varios tipos de personas.
  • Educado.
  • Enfoque flexible.
  • Flexible.
  • Habilidad para gestionar conflictos.
  • Habilidad para resolver problemas.
  • Habilidad para reunir datos.
  • Habilidades para la administración.
  • Habilidades sociales.
  • Mente inquisitiva.
  • Metódico.
  • No es sentencioso.
  • Objetivo.
  • Observador.
  • Paciente.
  • Perseverante.
  • Persistente.
  • Rapidez de reflejos.
  • Resistente.
  • Respeto por la confidencialidad del cliente.
  • Responsable.
  • Resuelto.
  • Se enfrenta a situaciones difíciles.
  • Sensato.
  • Sentido del humor.
  • Tolerante.
  • Trabaja en equipo.
  • Valora necesidades.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.
Cursos relacionados