Orientador profesional

Descripción
Los orientadores profesionales acompañan a las personas a tomar decisiones bien meditadas y realistas acerca de su educación, formación y opciones de empleo. Trabajan en una amplia variedad de entornos como centros educativos, organismos públicos, empresas privadas y agencias de colocación.
Actividades laborales
Los orientadores profesionales acompañan a los usuarios en el proceso de toma de decisiones sobre su proyecto de vida y profesional. Su objetivo es favorecer que las personas puedan definir su itinerario formativo y laboral de forma meditada y realista.

Entre sus funciones concretas destacan:
 
  • Recopilar y mantener actualizada la información sobre estudios y profesiones. A partir de aquí, orientan a los estudiantes en la construcción de su itinerario formativo, en España o en el extranjero.
  • Impulsar el proceso de autoconocimiento del usuario, teniendo en cuenta sus intereses, motivaciones, aptitudes y habilidades. Para realizar esta actividad pueden utilizar recursos de evaluación, como tests de orientación y pruebas psicométricas.
  • Asesoramiento en la búsqueda de empleo y en la mejora de las competencias profesionales de los trabajadores. Por ejemplo, ayudan a las personas a completar solicitudes de empleo; a redactar un CV; a presentarse a una entrevista de trabajo; a formarse para mejorar sus competencias y su empleabilidad; trabajan con desempleados o personas que desean cambiar de profesión o dar un giro a su carrera.
  • Colaborar con empleadores y proveedores de formación, administraciones públicas y empresas. El orientador trabaja coordinadamente con estos agentes o instituciones para lograr, conjuntamente, la optimización de la práctica orientadora.
  • Planificar la carrera profesional. Mediante entrevistas personales contribuyen al diseño del itinerario formativo y laboral del usuario, mostrándole las diferentes opciones.
  • Realizar tareas administrativas como la redacción de informes posteriores a las reuniones y visitas; la gestión de recursos de información y de las correspondientes carreras con empleadores e instituciones profesionales, etc.
El orientador profesional puede realizar su trabajo como técnico en empleo e inserción laboral en servicios públicos de empleo (estatales o locales), empresas de trabajo temporal, empresas de formación y servicios sociales; como agente de inserción sociolaboral en Ayuntamientos o de la Administración Local, entre otros; como orientador en empresas privadas y públicas y centros de formación; como investigador en universidades, etc.
Perfil profesional
Para ser orientador profesional se necesita:
  • Conocimientos de la oferta formativa y del mercado laboral.
  • Habilidades de comunicación y interpersonales.
  • Capacidad de escuchar con atención y hacer las preguntas correctas a sus usuarios.
  • Capacidad de mostrar un interés genuino por las necesidades de sus usuarios.
Debe:
  • Tener habilidades en el manejo de las TIC y de comunicación escrita.
  • Ser flexible y adaptable.
  • Ser capaz de trabajar bien en equipo.
  • Ser una persona organizada y motivada, con buenas habilidades de resolución de problemas.
  • Ser capaz de ayudar a las personas a tomar decisiones importantes, sin imponer soluciones.
  • Ser una persona sin prejuicios y objetiva.
  • Tener conocimiento de las técnicas de evaluación, tales como exámenes psicométricos y software especializado en orientación.

Competencias
  • Amable.
  • Aptitudes para gestionar el tiempo.
  • Aptitudes para la escucha.
  • Aptitudes para la planificación.
  • Bien organizado.
  • Capacidad de análisis.
  • Capacidad para tener en cuenta y entender cómo se sienten las demás personas.
  • Capacidad para trabajar en equipo.
  • Capacidades organizativas.
  • Capaz de dar información compleja de un modo directo.
  • Capaz de identificar problemas.
  • Capaz de interpretar situaciones.
  • Capaz de plantear preguntas con claridad.
  • Capaz de plantear preguntas de manera objetiva.
  • Capaz de respetar a personas de todos los orígenes.
  • Capaz de tratar con personas difíciles o demandantes.
  • Capaz de valorar a las personas y analizar la información que dan.
  • Destrezas en informática.
  • Discreto.
  • Educado.
  • Enfoque flexible.
  • Flexible.
  • Habilidad para reunir datos.
  • Habilidades comunicativas.
  • Habilidades para la administración.
  • Habilidades para presentar.
  • Habilidades sociales.
  • Objetivo.
  • Observador.
  • Paciente.
  • Perseverante.
  • Persistente.
  • Trabaja en equipo.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.
Cursos relacionados