Funcionario de prisiones

Descripción
Los funcionarios de prisiones mantienen los reclusos bajo custodia. También ayudan en la rehabilitación y reinserción de los presos. Los funcionarios trabajan en distintos tipos de instituciones. Todos están comprometidos con el mantenimiento de la seguridad de dicha institución, lo que puede incluir registros de celdas y tareas de patrullaje. Los funcionarios de prisiones también enseñan habilidades u oficios a los presos. La edad mínima para trabajar en una prisión es de 18 años.
Actividades laborales
Los funcionarios de prisiones mantienen a los delincuentes en un entorno seguro y sin riesgos, y ayudan a su rehabilitación. Su trabajo tiene dos objetivos: proteger a la población y reducir el riesgo de reincidencia.

Trabajan en instituciones tales como centros para menores, cárceles y cárceles de alta seguridad para criminales con condenas muy largas.

Los presos masculinos y femeninos suelen permanecer en prisiones separadas. Es posible que las mujeres funcionarias trabajen en cárceles de hombres y viceversa.

Independientemente del tipo de prisión, los funcionarios tienen la obligación de mantener la seguridad, lo que incluye:
  • Mantener el orden y la seguridad.
  • Tratar con comportamientos difíciles.
  • Controlar situaciones tensas.
  • Supervisar el trabajo de los presos, actividades de recreación y visitas familiares.
  • Registrar celdas.
  • Patrullar los edificios y terrenos
  • Supervisar los reclusos de forma rutinaria.
  • Realizar procedimientos de inmovilización física de un preso cuando es necesario.
  • Establecer derechos derivados de las políticas penitenciarias, por ejemplo, incentivos y privilegios.
Algunos funcionarios cuentan con una formación especial en el adiestramiento de perros o en técnicas de seguridad electrónica. Otros se dedican a la recepción de nuevos reclusos, la emisión de uniformes, tareas administrativas, y servir de enlace con el personal médico y demás empleados de los centros penitenciarios.

En las cárceles y centros de detención donde los delincuentes permanecen pendientes de sentencia, los funcionarios de prisiones se encargan de la evaluación de los presos, con el fin de determinar el tipo de la cárcel a la que deben ser trasladados.

En general, los funcionarios de prisiones tienen que redactar informes sobre los prisioneros en las distintas etapas de su condena.

En algunas prisiones, los funcionarios también tienen una función de acompañamiento, trasladando a los prisioneros hacia el patio o de vuelta a las celdas, o trasladándoles a otra prisión.

Los funcionarios de prisiones ayudan a establecer objetivos de educación, formación, trabajo y actividades para los presos que les ayuden a reinsertarse en la sociedad una vez liberados. También ofrecen atención y apoyo a los presos que puedan autolesionarse. Los funcionarios de prisiones promueven activamente la lucha contra la intimidación y también están involucrados en programas de rehabilitación de drogodependientes.

Los funcionarios de prisiones por lo general llevan un uniforme, y usan walkietalkies para mantenerse en contacto con el resto del equipo.
Perfil profesional
Un funcionario de prisiones tendrá que:
  • Ser firme y justo, y capaz de actuar con autoridad cuando sea necesario.
  • Tratar con personas de diferentes orígenes y experiencias.
  • Ser comprensivo, sensible y accesible, y comprometerse a colaborar en la rehabilitación de los delincuentes.
  • Permanecer atento a la seguridad en todo momento.
  • Actuar con rapidez y mantener la calma durante una crisis.
  • Utilizar iniciativa propia.
  • Estar en forma y activo.

Debe tener:
  • Capacidad de tomar decisiones.
  • Habilidades para las relaciones interpersonales, y habilidades de comunicación y de escuchar.
  • Paciencia.
  • Habilidades de trabajo en equipo.
  • Tener confianza en sus habilidades.
  • Sentido del humor.
  • Una mente abierta.
  • Habilidades para la redacción de informes.
Debe estar preparado para trabajar en turnos.

Los funcionarios de instrucción necesitan habilidades de enseñanza y deben ser capaces de explicar las cosas con claridad. Los requisitos de calificación varían dependiendo de la función específica con la que deban cumplir.

El acceso a esta profesión está limitado por determinados requisitos médicos que deberían consultarse antes de intentar ser funcionario de prisiones. Asimismo, se necesita una buena visión (con gafas o lentes de contacto si es necesario).
Competencias
  • Accesible.
  • Aptitud para tomar decisiones.
  • Aptitudes para la escucha.
  • Aptitudes para redactar informes.
  • Ayuda en la rehabilitación de reclusos.
  • Buena vista.
  • Capacidad para trabajar en equipo.
  • Capaz de distender situaciones de posible confrontación.
  • Capaz de entablar buenas relaciones con la gente.
  • Capaz de establecer relaciones constructivas con delincuentes.
  • Capaz de mantener la calma ante emergencias.
  • Capaz de seguir métodos de seguridad.
  • Capaz de tomar la iniciativa.
  • En forma físicamente.
  • Enseña un oficio o una técnica.
  • Firme pero justo.
  • Habilidad para gestionar conflictos.
  • Habilidades comunicativas.
  • Lidia con conductas difíciles.
  • Marca objetivos en materia de educación, formación y trabajo para prisioneros.
  • Paciente.
  • Patrulla edificios y terrenos.
  • Realiza el registro de las celdas.
  • Redacta informes.
  • Se encarga de reclusos en situación de vulnerabilidad.
  • Seguro.
  • Sensible.
  • Sentido del humor.
  • Supervisa el trabajo que llevan a cabo los prisioneros, así como las actividades de ocio que realizan.
  • Una mentalidad abierta.
  • Utiliza métodos físicos para controlar y dominar.
Cursos relacionados