Diplomático

Descripción
Los diplomáticos son funcionarios públicos que trabajan en la protección y promoción de los intereses del estado español, y para la justicia, la prosperidad y la seguridad en todo el mundo. Asesoran y apoyan a los ministros del gobierno, ya que poner en práctica la política exterior de España. Trabajan para el Ministerio de Asuntos Exteriores, ya sea dentro del país o en las embajadas, altos comisionados y consulados en el extranjero.
Actividades laborales
Los diplomáticos son funcionarios públicos que trabajan en la protección y promoción de los intereses del estado español, y para la justicia, la prosperidad y la seguridad en todo el mundo. Trabajan para el Ministerio de Asuntos Exteriores, ya sea dentro del país o en las embajadas, altos comisionados y consulados en el extranjero. El Servicio Diplomático protege y promueve los intereses de España en el extranjero y trabaja por la justicia, la prosperidad y la seguridad en todo el mundo. Los diplomáticos asesoran y apoyan a los ministros, y poner en práctica la política exterior de España.

Las cuestiones internacionales pueden ser muy complejas, y potencialmente pueden implicar problemas, tales como la sustracción de menores, la prevención de conflictos, los matrimonios forzados, la lucha contra el terrorismo, el cambio climático, el comercio y las inversiones. Los diplomáticos son expertos en la gestión de todos estos conflictos.

Los diplomáticos trabajan dentro de España y en misiones diplomáticas en el extranjero (conocidas como embajadas y consulados).

Podrían desempeñar una serie de funciones especializadas dentro de las misiones diplomáticas, por ejemplo, trabajar como agentes políticos, funcionarios comerciales, responsables de información, prensa y funcionarios de asuntos públicos, oficiales de gestión administrativa de visados de entrada al país o funcionarios consulares.

Los diplomáticos políticos son los responsables de la investigación y el seguimiento de la evolución política, económica y social del país de acogida (donde está basada la embajada) y comunicarlas a su país. Para ello, leen los periódicos con gran detalle, y se entrevistan con políticos, funcionarios públicos y personas como líderes empresariales.

Siguen de cerca las relaciones del país anfitrión con otros países, y su actitud política hacia su país. También asesoran al país anfitrión sobre las decisiones tomadas en su país de origen.

Un aspecto importante de la labor de un diplomático incluye la promoción de los intereses de negocios nacionales en el extranjero. Los agentes comerciales y de inversión deben comprender el entorno comercial local y posteriormente asesorar a las empresas españolas. Por ejemplo, dan asesoramiento a las empresas españolas cuando están pensando en la exportación de bienes o en la inversión en el país de acogida.

Los diplomáticos encargados de la prensa y los asuntos públicos se encargan de promover la política nacional en el extranjero, de informar a los medios de comunicación locales y otros medios formadores de opinión y de responder a preguntas de carácter general sobre España.

El trabajo consular implica ayudar y orientar a los ciudadanos españoles que se encuentran en el extranjero (es decir, en el país donde trabaja dicho diplomático), por ejemplo, si han perdido su pasaporte o si se han quedado sin dinero. También podrían estar involucrados en el trabajo de inmigración, como la tramitación de las solicitudes de visado presentadas por personas de otras nacionalidades que deseen visitar España.

Los diplomáticos administrativos son responsables de los presupuestos de la embajada y del funcionamiento diario de las oficinas. También son responsables de la gestión de las viviendas para el personal y de las instalaciones que contribuyen a la buena marcha de las embajadas en el extranjero.

Para acceder al cuerpo de diplomáticos en España hay que pasar unas oposiciones y tener una titulación universitaria de grado superior (la especialización es indiferente). La prueba de oposición incluye también un examen de idiomas.
Perfil profesional
Para ser funcionario diplomático se necesita:
  • Capacidad de pensar y reaccionar con rapidez y con calma a una amplia gama de situaciones.
  • Capacidad de comunicar de forma clara y ajustar su estilo de acuerdo con el público.
  • Ser capaz de proporcionar y exponer información muy bien fundamentadas.
  • Disfrutar de un puesto de responsabilidad.
  • Ser práctico, adaptable, confiar en sí mismo y estar preparado para un trabajo dinámico.
  • Usar su iniciativa propia.
  • Trabajar como parte de un equipo.
  • Dar prioridad a su carga de trabajo.
  • Trabajar bajo presión.
Debe tener:
  • Un fuerte interés por temas de actualidad y problemas internacionales.
  • Unidad y motivación, así como la voluntad de conocer las diferentes sociedades y culturas.
  • Habilidades analíticas.
  • Excelentes habilidades interpersonales.
Es necesario un conocimiento elevado de lenguas extranjeras, sobre todo e inglés y francés, por lo que deberá contar con la formación necesaria.

Hay muchas oportunidades de trabajo en el extranjero en el servicio diplomático. Sin embargo, los diplomáticos deben elegir dónde quieren trabajar, si en España o en el extranjero, y en este segundo caso, pueden elegir en qué país.
Además, los diplomáticos pueden especializarse en un área de trabajo en concreto (inmigración, negociación, representación, etc.), aunque a menudo deberán esperar a que haya un puesto disponible que se adapte a cada caso. Sin embargo, depende bastante del candidato hasta qué punto quiere desempeñar su carrera en el extranjero o en territorio nacional. Y como que depende de él solicitar un puesto en el Servicio diplomático cuando existe alguno disponible, nunca trabajará en un lugar o ámbito que no desee.
Competencias
  • Actitud responsable.
  • Aptitudes para las lenguas extranjeras.
  • Aptitudes para redactar informes.
  • Asesora a empresas que tienen previsto exportar mercancías o bienes.
  • Asesora a ministros sobre política exterior.
  • Autosuficiente.
  • Ayuda y asesora a ciudadanos que viven en el extranjero.
  • Capacidad de análisis.
  • Capacidad para priorizar tareas.
  • Capacidad para trabajar en equipo.
  • Capaz de adaptarse a los cambios.
  • Capaz de dar información compleja de un modo directo.
  • Capaz de tomar la iniciativa.
  • Capaz de trabajar bajo presión.
  • Diplomático.
  • Dirige a personal de embajadas y de edificios de Alta Comisión.
  • Emprendedor.
  • Favorece el establecimiento de acuerdos en el entorno comercial local.
  • Flexible.
  • Habilidades comunicativas.
  • Habilidades interpersonales.
  • Informa a los medios locales.
  • Informa a su país de origen sobre su país de destino.
  • Informa al país anfitrión sobre las decisiones tomadas en España.
  • Interesado en los temas de actualidad.
  • Interesado en trabajar en otros países.
  • Investiga y supervisa desarrollos sociales, económicos y políticos en varios países.
  • Promociona los intereses empresariales españoles en el extranjero.
  • Rapidez de reflejos.
  • Redacta informes.
  • Trabaja en varios países.
  • Tramita solicitudes de visado.
  • Tranquilo.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.
¿Te ayudamos a encontrar tu curso ideal?
Nuestro buscador encuentra hasta 3 cursos
que encajan mejor con tus características
Déjanos tus datos
para que los centros contacten contigo y puedan ampliarte la información de los cursos sin compromiso
Rellenar con FacebookRellenar con Facebook