Consultor agrícola

Descripción
Los consultores agrícolas asesoran a los agricultores, ayudándoles a resolver sus problemas. También trabajan con otras personas que involucradas en temas agrícolas, incluidos propietarios y entidades de conservación. Dan asesoramiento financiero y sobre la negociación, por ejemplo, de presupuestos y de la planificación, Además se encargan de la asesoría técnica en temas como el abonamiento de los cultivos y la alimentación en ganadería.
Actividades laborales
Los consultores agrícolas necesitan establecer relaciones estrechas tanto con sus clientes, como con agricultores, horticultores y propietarios, para que puedan identificar y familiarizarse con los problemas a los que se enfrentan.

Esto podría significar hacer visitas regulares a una granja y hablar con el agricultor. Los consultores también estudian información relativa a los registros de los rendimientos de los cultivos y el ganado, o documentos sobre los cálculos presupuestarios y planes de negocio. Esto les ayuda a encontrar la causa de los problemas y a estudiar sus efectos en la granja.

Tienen en consideración distintas formas de resolver los problemas, antes de presentar sus recomendaciones al cliente, que puede hacerse oralmente o a través de un informe.

Si el agricultor está de acuerdo con la solución propuesta, el consultor a menudo sigue visitando la granja para mantener un control sobre el funcionamiento correcto de la granja, para sugerir cambios adicionales si es necesario.

Los consultores pueden especializarse en cualquier aspecto de la agricultura o la horticultura, tal como los productos lácteos, el ganado, las aves de corral, la mecanización agrícola, la gestión agrícola o la agronomía. Pueden trabajar con una amplia gama de temas técnicos y de gestión, aunque algunos optan por especializarse en un solo ámbito.

Tratan cuestiones técnicas que tienen que ver con la producción de cultivos y la cría de ganado. Los consultores agrícolas pueden asesorar y proporcionar información sobre cuestiones tales como:
  • La sanidad animal y las normas de higiene.
  • El pastoreo.
  • La elección de los fertilizantes y alimentos para animales.
  • El control de plagas y enfermedades.
  • Subvenciones para el drenaje de terrenos.
  • La reducción del consumo de energía para un futuro sostenible
  • La gestión ambiental y el asesoramiento.
  • La legislación vigente.
Los consultores agrícolas también asesoran en temas de salud y seguridad en la industria agrícola, por ejemplo, sobre todo lo relacionado con el uso de maquinaria agrícola.

La conservación del medio ambiente y las cuestiones relacionadas con la gestión de la tierra son muy importantes en este trabajo. Los asesores trabajan con los clientes para prevenir la contaminación medioambiental mediante la promoción de buenas prácticas. Por ejemplo, se podría producir una contaminación por purines y estiércol de corral, de forma que los excrementos se drenasen por la tierra hasta alcanzar los sistemas fluviales más cercanos.

También pueden asesorar sobre la legislación en materia de contaminación y sobre cómo los agricultores pueden asegurarse de que están cumpliendo con todas las normas y directrices de buenas prácticas.

Los consultores que se ocupan de temas financieros y de gestión, y asesoran a los agricultores sobre la planificación financiera y presupuestos. Podrían ayudar al cliente a elaborar o mejorar un plan de negocios, o a hacer frente a las cuentas y otros registros financieros.

En los últimos años, la sostenibilidad de la agricultura se ha convertido en un problema. Esto significa que los asesores deben tener conocimientos extensos sobre las facturas de energía, del agua y del combustible y sobre cómo reducirlas, y también deben estar al día sobre las subvenciones disponibles para conseguir reducir los gastos.

El trabajo también puede implicar la asistencia a ferias agrícolas y presentaciones, la redacción de folletos y manuales de asesoramiento técnico y la organización de exposiciones y conferencias. Los asesores también pueden colaborar con fabricantes de equipos agrícolas y con empresas de agroquímicos.

Pueden trabajar en otros países, por ejemplo, ayudando a los agricultores de países en desarrollo a superar problemas como la erosión del suelo.

Los consultores agrícolas deben mantenerse al día sobre los avances en investigación y desarrollo, por ejemplo, mediante la lectura de revistas agrícolas y de informes científicos.
Perfil profesional
Para ser consultor agrícola se necesita:
  • Conocimientos extensos sobre gestión agrícola y economía rural.
  • Automotivación.
  • La capacidad de trabajar solo o como parte de un equipo.
  • Habilidades de resolución de problemas y un enfoque analítico del trabajo.
  • Un enfoque práctico para el trabajo.
  • La capacidad de tratar con sus clientes y e establecer relaciones de confianza con ellos.
  • La capacidad de escuchar a la gente y de explicarse con claridad.
  • Buen sentido del negocio y una conciencia comercial, por ejemplo, para vender sus servicios y gestionar la administración financiera.
Tener habilidades básicas en TIC pueden resultar una ventaja. Por ejemplo, en este trabajo se pueden utilizar bases de datos y hojas de cálculo de ordenador para guardar la información y analizar los resultados de la investigación.

Los consultores agrícolas por lo general necesitan un permiso de conducir.
Competencias
  • Aptitudes para la escucha.
  • Asesora a los agricultores sobre los métodos para evitar el escurrimiento de sustancias químicas.
  • Asesora sobre legislación en materia de salud e higiene animal.
  • Ayuda a los agricultores a elegir los pesticidas.
  • Capacidad para forjar relaciones de confianza con los clientes.
  • Capaz de dar información compleja de un modo directo.
  • Da asesoramiento sobre control de pesticidas.
  • Da consejo financiero y empresarial a los agricultores.
  • Emprende y lleva su propio negocio.
  • Emprendedor.
  • Escribe folletos de consejos y manuales técnicos.
  • Habilidad para el marketing.
  • Habilidad para los negocios.
  • Habilidad para resolver problemas.
  • Habilidades informáticas.
  • Hace presentaciones.
  • Hace recomendaciones para gestionar el pastoreo.
  • Metódico.
  • Organiza conferencias agrícolas.
  • Organizado.
  • Permiso de conducir completo.
  • Sensato.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.