Asesor jurídico

Descripción
Los asesores jurídicos asesoran sobre las prácticas de la ley y los procedimientos judiciales que se desarrollan en los tribunales para ayudar los magistrados a tomar sus decisiones. Dan consejos sobre las sentencias correctas para determinados delitos, así como orientación sobre los puntos difíciles de la ley.
Actividades laborales
Los asesores jurídicos asesoran a los magistrados en sus actuaciones judiciales, explicando las leyes y procedimientos judiciales, y proporcionándoles asesoramiento sobre la penalización correcta o la sentencia aplicable.

Los asesores jurídicos participan en una amplia gama de áreas, incluyendo:
  • Tribunales de menores para delincuentes juveniles.
  • Procedimientos de custodia familiar en tribunales que deciden cuestiones sobre el cuidado de niños, y casos de acogimiento y adopción.
  • Ejecución de sentencias y aplicación de la ley en casos relacionados con el alcohol, apuestas y juegos de azar.
Durante el proceso, los asesores jurídicos identifican los acusados, les leen los cargos, toman notas y registran decisiones. También ofrecen ayuda a los miembros del público que deben aparecer en la corte.

Les explican la acusación y el procedimiento que va a tener lugar en el tribunal. Los acusados que no tienen sus propios representantes legales pueden pedir a un asesor jurídico del sistema judicial público para obtener ayuda.

Tanto antes como después de las audiencias, los asesores jurídicos pueden trabajar en estrecha colaboración con agentes de policía, abogados, trabajadores sociales y funcionarios de libertad condicional.

Algunos viajan dentro de un área local para actuar como consejeros legales, por ejemplo, para visitar las instalaciones de las personas que solicitan licencias.

Perfil profesional
Para ser asesor jurídico se necesita:
  • Un amplio conocimiento de las leyes.
  • Ser capaz de pensar con rapidez, y de recopilar y analizar datos rápidamente.
  • Fuertes habilidades de comunicación, para explicar aspectos jurídicos complejos de forma rápida y clara a los magistrados.
  • Ser organizado y metódico cuando se trata de su propio trabajo, y en la asignación de tareas al personal con menor experiencia.
También debe poder:
  • Comunicarse con claridad con personas de orígenes muy diferentes.
  • Explicar los procedimientos con claridad a los demandados que nunca han estado en un tribunal.

Competencias
  • Aptitudes para la escucha.
  • Asesora sobre la sanción o pena correcta a imponer a la persona que ha cometido el delito.
  • Bien organizado.
  • Capaz de dar información compleja de un modo directo.
  • Capaz de plantear preguntas de manera objetiva.
  • Capaz de trabajar bajo presión.
  • Conocimientos sobre legislación.
  • Habilidad para escribir en inglés.
  • Habilidad para la investigación.
  • Habilidades comunicativas.
  • Habilidades sociales.
  • Metódico.
  • Proporciona asesoramiento a magistrados durante procesos del Juzgado de Paz.
  • Rapidez de reflejos.
  • Redacta informes.
  • Resume información de forma clara y concisa.
  • Toma notas y anota decisiones durante casos judiciales.
  • Trata con el público en persona.
Estudios oficiales
A continuación se relacionan algunos de los estudios oficiales (ciclos formativos o carreras universitarias) que permiten ejercer esta profesión. Hay que tener en cuenta que dependiendo del ámbito de especialización, es posible que se tenga que complementar la formación con otros cursos más específicos del sector. La formación continua es un aspecto clave para la mejora profesional.
Cursos relacionados