El cambio y las TIC en la orientación profesional y educativa, temas de dos revistas sobre el sector

Redacción de Educaweb
16/03/2017

La orientación profesional tiene algo que ver con facilitar el cambio en la trayectoria de una persona y, sin embargo, este concepto no ha generado demasiada atención en la literatura del ramo. Es por ello que la revista International Journal for Education and Vocational Guidance ha decidido dedicar su número del mes de marzo a recopilar investigaciones que abordan el tema desde diferentes puntos de vista.

 
En el artículo "If ego identity is the envelope then adaptive change is the note to self: scaffolding the career choices of adolescents", Terence Bowles y Kimberley Brindle explican el Adaptative Change Model (Modelo de Cambio Adaptativo), una herramienta que facilita a los adolescentes la comprensión de su identidad profesional a través de cinco fases: apertura a las oportunidades, visualización, planificación, acción y clausura o conclusión.

Investigadores norteamericanos y de la República de Corea también se centran en la transición entre la escuela y el trabajo en "The change of planned happenstance skills and its association with career-related variables during school-to-work transition" (Yang, Yaung, Noh, Jang y Lee). Más concretamente, examinan cómo cambian lo que denominan competencias casuales (happenstance skills) -curiosidad, flexibilidad, persistencia, optimismo y asunción de riesgos- en estudiantes coreanos y observan que todas las habilidades, salvo la última, han descendido en el paso de la escuela a la profesión. Y algo más interesante, perciben una relación entre estas competencias causales y las variables relacionadas con la carrera –compromiso profesional, toma de decisiones profesionales, autoeficacia, inspiración profesional y barreras profesionales-.
 
La tercera propuesta, elaborada por Marie S. Hammond, Tony Michael y Charles Luke, busca encontrar un instrumento que permita medir el cambio en el desarrollo profesional. Para ello, los autores adaptan un modelo ampliamente utilizado en psicoterapia (Transtheoretical Model of Change) a la orientación profesional, algo que puede resultar de suma utilidad para tutores y orientadores.
 
Otro nutrido equipo de investigadores norteamericanos (Rottinhaus, Gore, Keller, Schneider y Harris) también testa y sugiere la utilización del Career Future Inventory-Revised (CFI-R), un instrumento que, a la vista de los resultados, permite medir si se ha producido un cambio o no como resultado de una intervención orientadora.
 
Algo parecido se plantean Ginevra, Di Maggio, Nota y Soresi, quienes han llevado a cabo una intervención basada en los principios del diseño de la vida (life design principles):  reflexibilidad (reflectivity), narratología (narratability) e identificación de fortalezas  en adultos jóvenes italianos en situación de riesgo. Tras examinar la eficacia de la acción de múltiples maneras (estadística, clínica y social), los académicos italianos llegan a la conclusión de que la actuación orientadora ha resultado de utilidad para los participantes.
 
Finalmente, un último artículo elaborado por Perry and Shannon se plantea cómo avanzar en la investigación del cambio en la psicología vocacional. Para ello, utilizan el marco de referencia basado en la participación de la comunidad y evalúan los servicios ofrecidos en un programa para jóvenes hispanos en Estados Unidos.
 
Oportunidades y riesgos de la orientación en red
 
El último número de la revista de la Asociación de Orientadores y Orientadoras de Málaga (AOSMA) incluye un monográfico dedicado a la Orientación Educativa en red.
 
El especial comienza con una aportación del orientador Alberto del Mazo, ganador del primer premio de la categoría individual en la séptima edición de los premios Educaweb. Del Mazo establece 10 etapas que pueden ir cubriendo los profesionales de la orientación académica y profesional en su acercamiento a las nuevas tecnologías. Ahora bien, como reconoce el propio autor, todavía existen algunas dificultades y/o resistencias para desarrollar las principales competencias digitales: la falta de una formación mínima en informática básica y la carencia de medios y tiempo necesario para estar al día en TIC.
 
"La aportación de los blogs a la orientación en red" constituye la segunda propuesta del monográfico, ya que, según comenta uno de primeros orientadores en crear su bitácora, Daniel Veiga, "los blogs son, desde hace algo más de diez años, los espacios de publicación y difusión más habituales para profesionales de la orientación educativa". En la revista, en concreto, se ponen cuatro ejemplos de referencia: Barbón blog, de Daniel Veiga; Entre pasillos y aulas, de Miguel Ángel Valverde; OrientaGuía, de Claudio Castilla, ganador del primer premio de la categoría individual en la cuarta edición de los premios Educaweb; y Mónica Diz Orienta, de la autora del mismo nombre. 
 
La siguiente aportación, realizada por Javier Agustí Almela, Pilar Pérez Esteve y M. Isabel Villaescusa Alejo, constituye una invitación a reflexionar sobre la "Formación en competencias digitales y redes de orientación. ¿Cómo avanzar hacia una orientación sostenible?". Los autores explican que las actividades más frecuentes relacionadas con las TIC y en redes por parte de los profesionales de la información son las siguientes: buscar, seleccionar y recopilar información y recursos; dar información y difundir recursos; elaborar materiales y compartirlos; organizarse, colaborar en proyectos compartidos, autoformarse, y actualizarse y estar en contacto con otros profesionales. Tras reflexionar sobre la importancia de adquirir competencia digitales, realizan una propuesta de formación que incluiría temas como el uso de las TIC para el desarrollo de las tareas de orientación, las TIC para la autoformación y formación, el asesoramiento al profesorado en la integración de las TIC, la identificación de dificultades de aprendizaje, resolución de conflictos o identificación de problemas de desarrollo personal como la ansiedad por tener actualizado el perfil (síndrome del pato de Stanford) o por no perderse nada de lo que ocurre en las redes (FOMO).

El orientador del instituto Miguel Catalán de Coslada en Madrid, Juan de Vicente Abada, reflexiona sobre el aprendizaje servicio, "una metodología que vincula los aprendizajes que se realizan en las aulas con la realización de un servicio que atiende una necesidad social",  y que considera un "valioso instrumento para trabajar en red al servicio de la inclusión".  

El Colectivo Orienta, una plataforma que nació en 2015 para reflexionar sobre la atención a la diversidad, la acción tutorial y la orientación académica y profesional también tiene un hueco en la publicación para explicar su experiencia.

Finalmente, el monográfico concluye con un artículo del orientador Víctor Cuevas, que sintetiza las bondades que aporta el trabajo en red para los orientadores, pero también alerta de dos inconvenientes principales: la hiperconexión (el hecho de estar conectados permanentemente a través de los teléfonos móviles) y la infoxicación (el exceso de información). Para seleccionar información relevante y útil, el autor recomienda utilizar algún gestor de información, como un lector de RSS, o usar los servicios de Feedly o News Republic, que permiten filtrar los contenidos en función de los propios intereses. 
 
Publicado
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
CAPTCHA
Change the CAPTCHA code
Escribe los caracteres
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos Relacionados
Lo más Leido
Lo último