El rol del profesorado de idiomas en un mundo global

Lourdes Barceló y Jane Mitchell-Smith,
Directora pedagógica y profesora de Sant Peter's School
14/03/2017

El colegio Sant Peter's School de Barcelona ha celebrado recientemente la primera edición de las jornadas Learning through language (Aprendiendo a través del lenguaje), dedicadas a analizar el rol del profesorado en un mundo global donde predomina la diversidad lingüística. La directora pedagógica de St. Peter's, Lourdes Barceló, y la directora de las jornadas y profesora en el mismo centro, Jane Mitchell-Smith, exponen algunas de las ideas más relevantes que han salido a relucir en un evento que también aspira a convertirse en un ejemplo de colaboración entre colegios y universidades.
 
Una experiencia educativa relevante es aquella que se escapa del marco curricular hermético que suponen los programas pedagógicos estándares. Los programas creados desde instituciones y organismos supraescolares llegan tarde al cambio social, son ajenos a la realidad, una realidad cada vez más dinámica y global.
 
Los currículums oficiales se diseñan en función de una perspectiva localista y tradicional y, aunque recientemente se intentan incluir nuevas metodologías, en demasiadas ocasiones acabamos viendo una modificación de nomenclatura y no una revolución pedagógica que consiga que el alumno tenga un interés real por aprender. 
 
Por otro lado observamos que en algunas universidades se produce un acercamiento a los colegios para compartir experiencia e investigación, un diálogo que genera nuevas maneras de abordar la enseñanza, especialmente en lo referente al aprendizaje lingüístico.
 
Las lenguas son sistemas y códigos humanos. Por ello, conceptos como emoción e identidad resultan imprescindibles a la hora de diseñar experiencias significativas que contribuyan a la construcción por parte del alumno de una competencia multilingüística sólida y eficaz.
 
Hay una diferencia evidente entre "estudiar un idioma" o "aprender a través de una lengua". En el primer caso nos encontramos ante una manera de entender la lengua como un compartimento estanco dividido a su vez en sub-áreas como la gramática, la lectura, la redacción, etc… Esto es el enfoque tradicional y academicista. Aprender a través de la lengua significa, en cambio, entender que el lenguaje se manifiesta mediante distintos códigos, y que el individuo desarrolla las mismas habilidades en diferente grado en función de su procedencia, estimulación, identidad, contexto, etc.
 
Trabajar un proyecto en grupo de una forma práctica, donde una parte importante del mismo radique en la comunicación y exposición, abordar las matemáticas desde el reto lúdico y no sólo desde el examen, investigar las fuentes originales del British Museum  a la hora de estudiar Egipto o jugar al bingo con los fonemas de la lengua inglesa son algunas de las muestras de actividades que fomentan un aprendizaje lingüístico significativo y contructivista.
 
Por otro lado, si en la clase se estimula al estudiante a tomar consciencia de su propio conocimiento multilingüe, de las habilidades que puede llegar a desarrollar en cada una de las lenguas que conoce, de las posibilidades de conectar unos sistemas lingüísticos con otros, la meta-cognición le ayudará a consolidar sus habilidades lingüísticas de forma exponencial.

 


En el congreso destacaron especialmente tanto la investigación científica que se está desarrollando sobre la respuesta cerebral en entornos multilingües, como las conferencias referentes a la conciencia lingüística de los alumnos que utilizan una lengua vehicular en la educación distinta a su lengua materna.
 
Uno de los objetivos de las jornadas era precisamente definir cuál debería ser el rol del profesor teniendo en cuenta los objetivos anteriormente mencionados. La puesta al día tecnológica es más que evidente, pero no es la novedad; no es innovación usar un ipad: lo novedoso es la capacidad de adaptación multicultural y multilingüística que requiere esta sociedad globalizada en la que vivimos. Este es el reto. Ante esto el profesor tiene que buscar nuevas formas de empatía. Los instrumentos son los de siempre: proyecto, palabra, libro y juego; la tecnología, un recurso más.
 
Obviamente un profesor competente no puede quedar al margen de los entornos tecnológicos que ya están presentes en la vida de los estudiantes; pero además es imprescindible que los docentes tengan un conocimiento multilingüe que les permita inferir en sus clases conexiones entre distintos códigos, culturas e identidades.
 
En las universidades de educación aumenta la exigencia del conocimiento de segundas lenguas como el inglés. Esto es importante, no por el hecho de que permitirá a los profesores hablar en más idiomas, sino porque habrá provocado una aproximación al aprendizaje en primera persona que revertirá en una mejor empatía lingüística con los alumnos. No hay países ideales; no creemos que sea relevante compararnos con sistemas pedagógicos aptos para sociedades que tienen complejidades y entornos tan distintos al nuestro.
 
Ahora mismo aquí en Catalunya ya están trabajando profesores de colegio, docentes universitarios, científicos reconocidos con un mismo fin: mejorar la práctica educativa. Y en este sentido trabajar conectados conformará una nueva manera de enseñar y aprender.
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
CAPTCHA
Change the CAPTCHA code
Escribe los caracteres
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos Relacionados
Lo más Leido
Lo último