El director del siglo XXI

Álvaro Porta de las Heras,
Gerente de la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA)
22/09/2014

Si nos remontáramos hace unas décadas y contempláramos un currículo tradicional de un director de centro educativo, veríamos que ahora mismo se consideraría un currículo con una vida útil muy corta y desfasado. Desde esa época, cuando se conseguía un empleo estable y rutinario durante décadas y se tomaban decisiones aisladas mucho ha cambiado y los criterios de selección de personal que reunía aquel trabajador como director y que había estudiado como mucho una carrera, ha dado paso a una selección de perfil más exigente, a aunar en una única persona múltiples roles diferentes, que exigen altos niveles de calificación y polivalencia funcional y con una capacidad de actualización continua de su currículo.
 
Resulta necesaria la profesionalización del perfil del director de centro educativo porque aparecen más disciplinas y especializaciones, ahora hay un público mucho más heterogéneo en los centros educativos que en el pasado y la oportunidad y deseo de aprender comienza en la infancia y termina en la vejez. La educación ha adoptado múltiples formatos y existe una continua renovación en asuntos de legislación, documentación, nuevas normas, procedimientos y reglamentos que rigen el centro educativo, la incorporación de las TIC's (tecnologías de la información y el conocimiento), elaboración de presupuestos, control de gastos, gestión de cuestiones puramente administrativas, responsabilidad en el equipamiento y suministro, supervisión y selección de personal y organización del centro entre otras cosas.
 
La exigencia que requiere el puesto de director plantea adquirir competencias muy diversas y responsabilidades, como puede ser el liderazgo pedagógico de un grupo humano que dinamice la organización. Aparte de gestionar la estructura administrativa del centro educativo, el director debe prestar atención a otras cuestiones, ya que lidera una institución pero busca la implicación de todos sus empleados en un proyecto común y compartido, debe buscar que este proyecto además sea abierto a todos los que forman la institución e intentar crear un buen ambiente de trabajo y tratar de conseguir resultados positivos, previniendo y anticipándose a posibles fallos en el sistema del centro educativo, desde lo que sucede en la parte administrativa a lo que ocurre en la parte docente y a lo que ocurrirá si se adopta cierta decisión o si se desarrolla determinado programa.
 
El director necesita de herramientas que le hagan crecer profesionalmente, desde la formación continua y permanente o desde la experiencia y contacto que le pueden facilitar otros directores. Se han ido incorporando nuevos roles, habilidades y competencias en los centros educativos y me atrevería a decir que en vez de una profesionalización en el perfil de director, se busca una especialización en muchas disciplinas y donde juega un papel muy importante la formación continua y el dominio de las nuevas tecnologías, que han hecho que esta persona asuma y posea una serie de competencias, cualidades y capacidades que marquen un estilo de gestión y organización, diferenciado y flexible que lleven al centro a innovar y mejorar continuamente hacia un modelo de gestión de recursos más eficiente. El director debe crear horizontes y metas a largo plazo desde la labor cotidiana del día a día y velar por el correcto desarrollo de la carrera profesional de cada miembro.
 
En definitiva, el director administra y gestiona los recursos, pero lo que realmente importa de un buen director es que sepa trabajar en equipo con todos los departamentos del centro educativo, contar con un gran equipo directivo es muy importante, para que no se base tanto en el sistema centralizado. Debe estar rodeado de un equipo eficiente con buenos sistemas de intercambio y de comunicación que operen tanto en sentido vertical como horizontal. Aunque siga existiendo la estructura piramidal de un organigrama, toda la responsabilidad tiene que ser asumida por el director pero debe compartir y repartir tareas con las diferentes instancias del centro educativo para que tengan mayor iniciativa y poder de decisión.
 
 
¿Te ayudamos a encontrar tu curso ideal?
Nuestro buscador encuentra hasta 3 cursos
que encajan mejor con tus características
Rellenar con FacebookRellenar con Facebook
Categorías
1 Comentarios
El director del S. XXI
Noel Alberto Lozano M.
Hace 2 años y 10 meses
Interesante el artículo. Me parece que le falta destacar el desempeño como ser humano, ya que su rol esencial, aparte de conocer muy bien sus pares o subalternos, es el de conocer las necesidades y expectativas de los estudiantes, quienes en última instancia son la esencia de una institución. Los conceptos como director son válidos, pero creo que el director debe ir un poco más allá de ese papel. Puedo estar equivocado, pero le sugiero esa parte. Cordialmente, Noel Alberto.
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
CAPTCHA
Change the CAPTCHA code
Escribe los caracteres
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos Relacionados
Lo más Leido
Lo último