¿Cómo involucrar a los alumnos de aulas ordinarias en la integración de los alumnos del Aula Enclave?

Carmen Hernández Bolaños. Tutora del Aula Enclave en el CEIP Roque Agüayro. Agüimes (Las Palmas de Gran Canaria)
08/03/2010

Dada la falta de espiritualidad que nos invade, la ausencia de misticismo que en otro tiempo era motivo de consuelo ante las adversidades y la tremenda carga social que la vida moderna nos depara, se hace necesario cultivar en los sujetos mecanismos de racionalización del fracaso, entendiendo este, desde el punto de vista del que lo sufre. Lo que para unos, una circunstancia significa un fracaso, para otros es un motivo de superación que nos da la vida.

¿Pero que hace que se de, un cambio tan grande de percepción del fracaso entre unos individuos y otros? Indudablemente la educación recibida, los condicionantes personales y el entorno social cercano.

Teniendo en cuenta esta reflexión, sería ideal desde la escuela el planteamiento de la formación de los alumnos desde un aspecto más complejo, que no solo contemple la formación puramente curricular sino una actitud compensadora del desequilibrio que esta sociedad competitiva e individualista nos impone. Tal vez conseguiríamos formar desde la escuela no solo a los niños sino también a sus familias por el efecto contagioso que tiene la seguridad en uno mismo y la autocomplacencia ante el autocontrol.

Podríamos empezar para centrar nuestra acción, por aspectos tan importantes como la aceptación personal y del otro, sea cual sea su realidad personal. Ya a nivel social y centrándonos en la aceptación de la diferencia, existen estupendos programas de integración social de los menos dotados, pero por qué esperar a la edad adulta para tomar conciencia, unos más que otros de esta realidad. Abordemos esta aceptación desde su más tierna manifestación: la infancia.

La palabra integración resulta ciertamente hermosa, máxime cuando se aplica al entorno educativo ya que refleja el empeño en minimizar las diferencias entre unos alumnos bien dotados entre comillas, para adquirir aquellas competencias que por su nivel madurativo les corresponde, y aquellos otros que por circunstancias varias se ven desprovistos de esas capacidades.

Sin embargo la palabra integración debería estar en una sociedad plural y avanzada como la nuestra carente de sentido al igual que otras como discriminación, xenofobia, homofobia etc. que tienen como razón de ser, segregar a unos seres humanos del todo de la sociedad, por sus características particulares.

Que estas palabras estén aún presente en nuestro día a día, lo único que refleja es la incapacidad que tiene el ser humano para evolucionar en lo social al mismo nivel que lo hace en lo tecnológico. El sentido de supervivencia, el egocentrismo, la estrechez de miras y el recientemente adquirido individualismo, típicos del ser humano se refleja más aun cuando en los actos escolares, algunos padres (a Dios gracias pocos), le prohíben a sus hijos participar en actividades con alumnos con NEE por el temor que resume aquella socorrida frase de "con quien te vi te comparé". Como si la diferencia no fuese la esencia del ser humano y como si la "deficiencia" también no fuese otro rasgo del ser humano que puede afectar a cualquiera. O cuando en algún centro el orientador propone a un alumno con NEE para un programa alternativo de educación porque según él, su centro no es de integración, cuando en realidad lo que pone de manifiesto es la incapacidad de algunos profesionales para encarar la diferencia, o el rechazo a todo lo que se salga de la mal llamada normalidad.

Al fin y al cabo todos caminamos hacia la dependencia que nos llega con la edad, ¿No somos todos llegados a cierta edad "deficientes"?, entonces, a que viene ese temor a hacer de la diferencia parte de nuestras vidas.

Se hace necesario por tanto un planteamiento serio de esta realidad, y su inclusión en el plan de trabajo de los centros como parte del currículo. El objetivo de este plan sería el de incluir estas circunstancias en la vida escolar como algo cotidiano (ya tímidamente se aborda desde los planes de Acción Tutorial) hecho este que al margen de mejorar la calidad de vida "social" futura de los alumnos con NEE, también mejoraríamos la calidad de vida del alumnado en general ya que le daríamos una visión natural de esta circunstancia ayudándole a enfrentarse sin dramatismos a ella si se vieran afectados.

Entonces por qué no empezar a mejorar la capacidad de aceptación, la amplitud de miras y la calidad de vida social de nuestros alumnos, futuros ciudadanos, preparándolos para ser felices en cualquier circunstancia y enseñarles a positivizar aquello que la vida les depare.

El Principio de Resiliencia dado por la Psicología Positiva, cuyo estudio se basa en las cualidades positivas del ser humano, es aquel que mejor define a un ser humano maduro y con mayor capacidad para renacer y encadenar todas las circunstancias de la vida, positivas y negativas, como parte de ella. Garmezy en 1971 dijo: "Cuando estudiemos las fuerzas que permiten a las persona sobrevivir y adaptarse, los beneficios para nuestra sociedad sin duda serán mayores que todo el esfuerzo por construir modelos de prevención primaria, cuya meta es limitar la incidencia de la vulnerabilidad".

La capacidad para ser feliz se gesta en la infancia y aunque es cierto que algunas personas la disfrutan de manera natural, también es cierto que se puede desarrollar.

Teniendo en cuenta esto, en las orientaciones que siguiendo el modelo europeo se nos impone en los centros, esto es, el trabajo escolar como medio para desarrollar competencias para la cotidianeidad, no se estaría simplemente obviando que esto se ha hecho toda la vida. Todos sabemos que la actividad escolar al ser eminentemente social te va capacitando para la vida, esto no es nuevo, todos estamos impregnados por la impronta que dejó en nosotros aquel profesor con su actitud ilusionante ante un proyecto o aquel otro que nos enredo en aquel taller de teatro y nos ayudo a canalizar nuestra timidez o a descubrir capacidades que teníamos soterradas. Estamos poniendo sobre el papel lo de siempre, relegando como siempre lo importante.

Entonces, si queremos innovar, por qué no trabajar competencias tan obvias e importantes para la vida como reforzar la resistencia ante lo negativo, también la tolerancia a la frustración, limitando la vulnerabilidad. Una competencia específica para el fortalecimiento psíquico y la canalización de las emociones. No podemos controlarlo todo, pero si nuestras emociones.

La aceptación de las diferencias individuales es un escalón importante a subir para conseguir ese objetivo: Una sociedad más justa y unos ciudadanos con una vida más plena y feliz sean cuales sean sus circunstancias. Desde mi aula estoy cansada de ver a padres destrozados ante la deficiencia de su hijo, frente a otros que lo llevan con una naturalidad pasmosa, normalmente los hijos de los primeros evolucionan más lentamente y con más dificultades que los hijos de los segundos.

Sí, la integración es un gran principio, pero ¿como lo reflejamos en los alumnos? Teniendo en cuenta la reflexión anterior, propongo una seria de acciones a trabajar y llevar cabo por el alumnado de un centro de integración para con el alumnado de Aula Enclave. Partiremos siempre del refuerzo positivo, dado por el planteamiento conductista de Skinner. Reforzaremos aquellas conductas positivas hacia el proyecto, desdeñando las conductas negativas que tenderán a disolverse, otro supuesto conductista. Siempre es más agradable el reconocimiento y el refuerzo de las buenas actitudes que la imposición o el castigo, sobre todo cuando trabajamos y fomentamos emociones positivas.

Acciones a llevar acabo los alumnos del aula ordinaria para con los de integración.
Acciones a llevar acabo los alumnos del aula ordinaria con sus familias.
Acciones a llevar a cabo con el resto de los alumnos/as del centro.
Estos sencillos principios los he puesto en práctica en actividades que lleve a cabo en navidad con los alumnos de mi clase y alumnas de sexto de primaria. Los resultados fueron estupendos para todos, lo pasaron tan bien y fue tan gratificante que pensamos seguir abundando en proyectos en un futuro cercano. Los pequeños inconvenientes que fueron surgiendo dieron lugar a estas reflexiones, sensibilizar, compensar y reforzar desde la escuela.
1 Comentarios
Jason y Caty.
Hace 5 años y 4 meses
Nos ha gustado mucho leer este artículo, ya que trata de un tema tan importante y latente en nuestra sociedad actual como es la búsqueda de la igualdad entre todas las personas. Consideramos que los niños con NEE, son un colectivo que ha de gozar del respeto, y consideracion, que como seres humanos tienen inherentes y hemos de velar por su integración social así como por su protección.
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
CAPTCHA
Change the CAPTCHA code
Escribe los caracteres
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos Relacionados
Lo más Leido
Lo último