Entrevista
PuntuarPésimoMaloNormalMuy BuenoExcelente

La tarea primordial de la escuela, pública o de iniciativa privada, es la de ser un instrumento de ayuda al crecimiento integral de la persona en todas sus dimensiones: intelectuales, sociales, culturales, profesionales y espirituales

Entrevista a Inmaculada Tuset Garín. Presidenta de Federación Española de Religiosos de Enseñanza-Titulares de Centros Católicos (FERE-CECA) y Educación y Gestión (EyG)
26/01/2009
¿Considera que la escuela pública debe ser aconfesional o pluriconfesional?

Dentro de nuestro marco constitucional, si leemos el artículo 27, que forma parte del Título Primero, en el que se recogen los derechos y libertades fundamentales, nos damos cuenta de que la educación es un derecho de toda persona en el territorio español. Y si contemplamos nuestra sociedad hoy, también constatamos que existe pluralidad de confesiones. Por otro lado, el artículo 16.3 de nuestra Constitución dice claramente: "Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”. Creo, pues que la escuela pública debe ser un ámbito donde quepan todas las confesiones y donde se respeten. Pienso que la tarea primordial de la escuela, pública o de iniciativa privada, es la de ser un instrumento de ayuda al crecimiento integral de la persona en todas sus dimensiones: intelectuales, sociales, culturales, profesionales y espirituales (entendiendo éstas últimas como la dimensión de interioridad y de trascendencia que tiene todo ser humano).

¿De qué forma integran los centros educativos adscritos a la Federación la pluralidad de confesiones religiosas entre sus alumnos?

FERE-CECA, como su nombre indica, es una Federación de Centros Católicos: religiosos, diocesanos y de iniciativa laica, siempre que dispongan de un carácter propio católico, (Art. 27 de la Constitución) y hace a la sociedad española una oferta educativa claramente inserta en la persona de Jesucristo, los valores del Evangelio y la vida de la Iglesia. Esta es la oferta a los padres y ellos tienen el derecho a elegirla. Es verdad que, precisamente desde el reconocimiento del derecho a la educación para toda persona que propugna nuestra legislación, y para garantizarlo a quienes no tienen recursos económicos que les permitan acceder a una enseñanza privada, la mayoría de nuestros centros se acogieron al régimen de conciertos y por tanto a la normativa que de ellos deriva. Esta normativa restringe, y a la vez amplía el acceso de alumnos cuyos padres no siempre eligen nuestros Centros en función de su confesionalidad, sino de otros factores: cercanía, valores humanos transmitidos, organización... por lo que nos encontramos con alumnos que no profesan la fe católica. A la vez, la misma normativa de admisiones deja a otros padres fuera de la escuela que ellos verdaderamente desean para sus hijos de acuerdo con su fe.

Ante esta realidad, los centros de FERE-CECA, siguen ofertando a todos el mensaje de Jesús. Un mensaje que jamás se impone, pues el mismo Jesús en su vida siempre respeta la libertad, y a cada persona se dirige con un "...si quieres...”. Por otro lado los padres se comprometen a respetar el carácter propio del centro y su organización.

En nuestros centros abiertos a todos, hoy más que en otros tiempos, nos encontramos con diferentes culturas y confesiones religiosas que respetamos y damos a conocer desde un diálogo interreligioso enriqueciendo la dimensión espiritual de toda persona, haciendo de ella un punto de encuentro para la convivencia. Desde la experiencia de la propia fe, vivida dentro de la comunidad cristiana, el conocimiento y encuentro con los otros, creyentes de otras religiones y no creyentes o seguidores de una tradición, no supone una amenaza ni una renuncia a lo propio, sino un diálogo real en el que todos podemos aprender unos de otros. Diálogo que debe ser vivencial, construido en el encuentro diario y la vida cotidiana. Momentos de encuentro que podemos destacar son dos: la experiencia de la oración común que nos lleva a las raíces de la experiencia de Dios y la cooperación en proyectos comunes que construyen horizontes éticos en pro de la justicia, la paz y la solidaridad, especialmente con los menos favorecidos, en los que todos aportan cosas valiosas y se purifican las desconfianzas. Esto exige un conocimiento mutuo en profundidad, sin reducir las religiones a un elenco de costumbres, fiestas y folklores, llegando a descubrir las convicciones profundas de las personas con las que convivimos. La enseñanza de las religiones, en especial la clase de Religión, es lugar clave para la transmisión del discurso religioso.

¿De qué forma adaptan los centros educativos religiosos la enseñanza de la religión a las nuevas necesidades del alumnado y la sociedad?

Desde FERE-CECA en estos últimos años hemos hecho un serio esfuerzo de reflexión en esta línea, que hemos plasmado en uno de los documentos presentados en nuestro último Congreso, con motivo de la celebración del 50 aniversario de la creación de FERE. Este documento hace en primer lugar un análisis de la realidad en la que vivimos: mundo globalizado, sociedad plural y desigual, avances de la técnica y de la ciencia, cultura del mundo juvenil, que plantean nuevos modelos de referencia y de valores...; y de la evolución de las personas con las que nos encontramos en el ámbito educativo: diversidad de edades, culturas, procedencias, situaciones familiares, procesos psicológicos. Junto a ello, describe el camino de renovación eclesial a partir del Concilio Vaticano II, orientaciones de la jerarquía eclesiástica y reflexiones de los distintos Institutos religiosos en el campo de la pastoral. A partir de ahí hemos elaborado un capítulo que titulamos: "Evangelización y pastoral en la escuela cristiana a través de las etapas educativas”. Sus ejes: presentar la persona de Jesús y su modo de vivir y entender la vida en la Comunidad cristiana, la Iglesia; contar con todos los miembros de la Comunidad Educativa en esta tarea, especialmente con los padres; utilizar el lenguaje y las formas más adecuadas a la comprensión de nuestro alumnado; y llevarlos a un verdadero compromiso de fe y de vida.

¿Cuál es la postura de FERE-CECA en referencia a la asignatura de Educación para la Ciudadanía?

Lo que voy a decir no es una novedad, es lo que hemos ido explicando a lo largo de año y medio desde el inicio de la tramitación de la LOE y la propuesta de esta materia en el currículum.

1. Desde el principio manifestamos nuestra disconformidad con su inclusión como tal materia curricular, por considerar que los objetivos y contenidos básicos ya se impartían de forma transversal en el conjunto de materias y en el ámbito de la tutoría grupal. Por ello, los miembros representantes de FERE-CECA en el Consejo Escolar del Estado emitieron su voto negativo a la inclusión de la materia en los curriculums.

2. En el momento de la aprobación de la LOE, con la materia incluida, entramos como otras entidades (católicas y laicas) en un diálogo con el MEC para establecer los límites del currículum, y expresamos nuestro punto de vista desde el carácter propio católico de nuestros centros para modificar aquello que considerábamos restringía la visión global de la Constitución española pluriconfesional.

3. Iniciamos un proceso de estudio e información a los centros para poder impartir la materia desde nuestro Carácter propio, garantizado por la Constitución, y ratificado por el propio Ministerio. Así promovimos la formación del profesorado, y editamos una guía de ayuda con toda la documentación de la Iglesia católica que iluminaba los distintos contenidos del currículum..

4. Dimos la orientación de que, pese a la garantía de que EpC se impartirá en nuestros centros conforme a su carácter propio, si alguna familia objetaba la asignatura en nuestros centros se recibiera y tramitara con la Administración Educativa correspondiente. En lo que respecta a los centros públicos, sí hemos aconsejado la objeción a aquéllos padres que sientan vulnerado su derecho a elegir la formación moral de sus hijos.

5. En todo el proceso hemos recibido las orientaciones de la Conferencia Episcopal y las hemos transmitido a los titulares, y hemos mantenido el contacto con los Obispos responsables de la Comisión de Educación y Catequesis de la Conferencia Episcopal Española.

Como he dicho anteriormente, cualquier materia, y entre ellas EpC, se va a impartir en nuestros centros de acuerdo con su carácter propio, y por tanto se respetarán las convicciones morales y religiosas de los padres que nos han elegido, salvaguardando sus principios católicos.

¿Cuáles son los principales objetivos de la FERE - CECA? ¿Qué actividades lleva a cabo relacionadas con la religión en las escuelas?

Todos nuestros objetivos se dirigen a la defensa de las libertades educativas constantemente amenazadas por las administraciones públicas, a la formación de los equipos directivos y profesores en el carácter propio católico, a la renovación pedagógica de nuestros educadores y a la calidad educativa de los colegios.

Sobre la enseñanza de la religión en nuestras escuelas, al ser ésta competencia más específica de la Conferencia Episcopal Española, nuestra intervención se limita a organizar cursos de formación para los profesores de religión.

Para más información: www.ferececa.es
Categorías

Comentar

Nombre
Correo (No se mostrará)
CAPTCHA
Change the CAPTCHA code
Escribe los carácteres
Título
Comentario Límite 500 carácteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
PUBLICIDAD