Artículo de opinión
PuntuarPésimoMaloNormalMuy BuenoExcelente

La Orientación como elemento de calidad en el sistema educativo

Ana Cobos Cedillo. Orientadora del IES Ben Gabirol (Málaga). Presidenta de la Asociación de Orientadores y Orientadoras de la provincia de Málaga (AOSMA)
22/09/2008
La Orientación es un elemento de calidad dentro del sistema educativo. Es una afirmación que nos parece obvia a muchos, aunque, todavía seguimos encontrando algunas resistencias, pese a los años que llevamos "funcionando” dentro del sistema.

También parece obvio que el sistema judicial cuente con profesionales de la abogacía y que el económico se nutra de economistas en sus plantillas, sin embargo, en el sistema educativo no se ha contado con los profesionales de la Psicopedagogía hasta hace pocas décadas. La inclusión de éstos ha sido a través de la Orientación.

Nuestro sistema educativo en los años setenta tenía mayor preocupación en la cantidad que en la calidad, esto es: su objetivo era la escolarización total de la población. Una vez lograda la cantidad, el reto estaba en la calidad y es ahí el momento en el que a principios de los noventa, se generaliza la incorporación a los centros de los Profesionales de la Psicopedagogía formando parte de una estructura organizativa estable: los Equipos de Orientación en Educación Infantil y Primaria, y los Departamentos de Orientación en Secundaria.

¿Cómo se concreta esta aportación de calidad al Sistema educativo por parte de la Orientación?, en principio, de forma complementaria a la de cualquier otro componente de una Comunidad educativa. Establecemos dos funciones técnicas básicas de los Profesionales de la Orientación, esto es:

- Función técnico-docente.
- Función técnico-asesora.

- Función técnico-docente:

La función técnico-docente es aquella en que el Profesional de la Orientación cumple un cometido docente, es decir, pone en funcionamiento una serie de estrategias educativas a las que accede el alumnado en forma de elementos de aprendizaje. Esta situación puede darse cuando el Orientador-a imparte docencia directa, o cuando coordina y estructura estos elementos para facilitar el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Esta función técnico-docente se organiza en tres ámbitos de actuación, entendidos éstos como aquellos ejes que vertebran todas las estrategias actuaciones que pone en juego el Profesional de la Orientación para generar y/o facilitar los procesos educativos. Los ámbitos de actuación son fundamentalmente tres:


La acción tutorial

La acción tutorial es inherente a todo hecho educativo, pues abarca todo aquello que va más allá de la intención instructiva y por tanto, es una parte trascendental del proceso educativo. La función de los especialistas en Orientación consiste en coordinar estas actuaciones dándoles coherencia en forma de programas de intervención educativa. Desde la acción tutorial coordinada por los especialistas en Orientación, el alumnado accederá a contenidos relativos a temáticas tan diversas como: la educación en valores, habilidades sociales, la educación afectivo-sexual, la prevención de adicciones, la educación vial, y muchas otras.

La atención a la diversidad

Desde que el sistema educativo integró los principios educativos de integración y normalización se ha ido produciendo un sustancial cambio ideológico en nuestros centros, pues se va asumiendo la diversidad como un valor educativo.

Además de este cambio en el pensamiento educativo, es preciso establecer las condiciones adecuadas para que pueda darse la atención educativa necesaria para una escolarización satisfactoria. Así, todas las actuaciones encaminadas a este fin son cometido primordial para el Profesional de la Orientación.

Las aportaciones al proceso educativo del alumnado con necesidades educativas especiales por parte de los Profesionales de la Orientación se organiza en torno a cuatro ejes:

- Evaluación y diagnóstico, en cuanto a la detección de las necesidades, el diagnóstico psicopedagógico y la elaboración de informes.
- Recursos: determinación, recomendación y gestión de los mismos, no sólo materiales sino también humanos.
- Seguimiento: desde el que se asesora a los profesionales implicados, se impulsa el diseño y desarrollo de Adaptaciones Curriculares, se dictamina la modalidad de escolarización más adecuada y se sigue la evolución del caso de forma coordinada.
- Familias: la atención a las familias del alumnado con necesidades educativas especiales es fundamental, no sólo para el asesoramiento para que la labor educativa esté coordinada con el centro, sino también, para aportar la información necesaria para ofrecer una respuesta a la diversidad de calidad que comienza desde la previsión de la escolarización y finaliza con la preparación para el mundo laboral con una orientación profesional ajustada.

En definitiva, la atención a la diversidad es una apuesta por la calidad del sistema educativo, que se decanta por una escuela inclusiva en vez de segregadora, que exige a los profesionales un alto grado de compromiso, pues nos encontramos ante personas que conviven con una realidad más difícil, con situaciones de partida de desventaja, que precisan una mayor sensibilidad por parte de los profesionales que pretendan con su tarea educativa contribuir a una mayor justicia social.

La orientación académica y profesional

Un sistema educativo abierto y flexible precisa de una actualización constante de todas las posibilidades que éste ofrece. El Profesional de la Orientación se encarga de conectar esta información actualizada con el alumnado, ajustando la oferta educativa a la realidad individual de cada alumno o alumna, esto es, poniendo en marcha un proceso de orientación académica y profesional.

La orientación académica y profesional es un proceso complejo y especializado en que entra en juego el registro acumulado a lo largo de los cursos de toda la información relativa a cada alumno y alumna y su sus diferentes contextos. Así, cuando llegamos al consejo orientador, estamos recogiendo todos los referentes de un alumno o alumna acerca de sus capacidades, intereses, trayectoria académica, contexto sociofamiliar y escolar.

Se trata de un proceso delicado en que los errores le cobran caro al estudiante, por eso es necesario aplicar el mayor rigor posible y ofrecer la más exhaustiva y actualizada información, no sólo sobre la oferta educativa, sino también sobre los potenciales de cada estudiante.
Con todo ello, es el estudiante es el responsable de su toma de decisiones, pero desde la mayor rigurosidad, sin que quede ninguna posibilidad en el tintero, y de esto es responsable el Profesional de la Orientación.

- Función técnico-asesora:

Si bien los ámbitos de actuación agrupan aquellas funciones inherentes al Profesional de la Orientación en cuanto a técnico-docente con la especialidad Psicología-Pedagogía en equivalencia a las de cualquier componente de un Claustro, la función técnico-asesora supone una diferencia notable con respecto al conjunto del profesorado.

Se trata de una función especializada dentro del sistema educativo, análoga a la que ejercen los economistas en el sistema económico o los juristas en el judicial.

La función técnico-asesora es aquella que atañe a las cuestiones que precisan de un especialista y que, de no ser abordadas por éste, difícilmente tendrían las mismas posibilidades de éxito.

Algunas de estas funciones se confunden con las anteriores, pues el objetivo último de todo proceso escolar es el mismo: el bienestar de toda la comunidad educativa, sin embargo, la diferencia está en que se afrontan desde la responsabilidad que asume el especialista en la toma de decisiones.

¿Cuáles son estas funciones técnico-asesoras? Diferenciaremos estas funciones, según los estamentos de una comunidad educativa, pues el asesoramiento correspondiente a cada sector de la comunidad educativa será diferente, estará en función de las relaciones y será contingente a cada coyuntura, de forma que siempre será abierto, flexible y por tanto, hasta cierto punto, imprevisible, así veamos algunos ejemplos que hagan la luz para comprender la función de asesoramiento:

Alumnado: asesoramos al alumnado en su proceso de desarrollo personal cuando, por ejemplo, han de afrontar crisis adolescentes o en la resolución de conflictos. En otras ocasiones servimos de bisagra con otras entidades especializadas, como por ejemplo, en cuestiones de salud que el alumnado nos confía como cuestiones relativas a maltrato, sexualidad, drogodependencias o trastornos alimenticios.

Familias: el asesoramiento a las familias muchas veces se basa en la escucha activa, en apoyar el proceso educativo del hogar aportando referencias técnico-especializadas, que las familias agradecen mucho. En ocasiones los especialistas en Orientación servimos de mediadores para resolver conflictos con los hijos e hijas y aportamos información para atender problemas concretos como los anteriormente citados.

Equipos directivos: si el equipo directivo es el responsable de la organización pedagógica de un centro, contar entre el Claustro con un especialista supone un valioso recurso. El asesoramiento consiste en el diseño y desarrollo de planes como el de convivencia, así como todos los que se desglosan del Proyecto Educativo de Centro, como evaluación, calidad y/o proyectos curriculares. Además, el especialista como tal, supone la actualización en la referencia teórico-normativa, que junto con el asesoramiento del especialista en Orientación, puede resultar muy valioso en cuestiones organizativas, aportando, por ejemplo, ideas para la distribución de tiempos y espacios.

Profesorado: También el trabajo con el profesorado se encamina a establecer puentes con entidades que apuestan por programas educativos, que luego podrán trabajarse desde la acción tutorial. Pero sobre todo, el asesoramiento al profesorado se produce en varios frentes, por un lado en lo referido a aspectos didácticos: agrupamientos, elaboración y adaptación de materiales y metodología; por otro, asesorando en las respuestas educativas para la atención a la diversidad, así como para la elaboración y aplicación de adaptaciones curriculares y por último, como referente y/o apoyo para la reflexión sobre la práctica, el trabajo en equipo y la investigación en la acción.

En conclusión, la Orientación es un elemento de calidad en el sistema educativo, basta con comparar un sistema educativo en el que se cubran las funciones expuestas, con otro en que éstas quedaran desatendidas. Basta comparar la finalización del antiguo Curso de Orientación Universitaria (COU) en que el alumnado no recibía ningún tipo de orientación con el Bachillerato actual en que cada estudiante ha seguido un proceso de orientación continuado en varios años. Basta comparar una sociedad que ofrece una respuesta educativa a la discapacidad y la integra en sus centros ordinarios, con otra que la segrega y confina a centros "especiales”.

La Orientación es un elemento más de calidad del sistema educativo, complementario a otros, junto a los que genera beneficios para toda la comunidad educativa. Creemos que ha adquirido un lugar propio en el sistema educativo y para quienes la hacemos posible, desde luego, cada día nos ilusiona más seguir trabajando por esta apasionante tarea de educar desde la orientación.
Categorías

Comentarios

2 Comentarios
2
Orientacion y especilistas
thelma
Hace 1 año y 9 meses
Este documento me ayuda para ampliar mis conocimientos sobre orientacion educativa.Gracias THELMA
1
orientación y especialistas
Hilam
Hace 1 año y 9 meses
gracias por tan importante información. me servirá de mucho para discutirlo en clase con estudiantes de profesorado de enseñanza media en pedagogia de la universidad de san carlos de guatemala.

Comentar

Nombre
Correo (No se mostrará)
CAPTCHA
Change the CAPTCHA code
Escribe los carácteres
Título
Comentario Límite 500 carácteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
PUBLICIDAD