De Charles Chaplin a la inteligencia emocional

Enric Renau. Editor
05/11/2007

Charles Chaplin evidenció para el gran público las contradicciones de la exageración en la organización científica del trabajo y el trabajo en cadena. Sin embargo, en última década, hemos aprendido que el ser y los grupos humanos no pueden funcionar sólo mecánicamente, por mucho que la estandarización de procesos y la lógica racional sean más eficaces a corto plazo.
El siglo XX ha sido el de la ciencia y la tecnología. No hay duda que gracias al dominio de la razón sobre otros tipos de lógicas del comportamiento humano (naturaleza, religión) el mundo, en general, ha mejorado y ahora hay más personas que viven bien y son felices desde hace muchos años.

Las organizaciones (empresas, asociaciones, administraciones, centros educativos, etc.) son más eficientes y más eficaces aplicando lógicas racionales y científicas que no las aglomeraciones de masas o las asambleas.

Sin embargo, en última década, hemos aprendido esta que el ser y los grupos humanos no pueden funcionar sólo mecánicamente, por mucho que la estandarización de procesos y la lógica racional sean más eficaces a corto plazo.

Los humanos no somos animales. Pero tampoco somos máquinas. Recuerdo perfectamente la película Tiempos modernos de Charles Chaplin que evidenciaba las contradicciones de la organización científica del trabajo (Taylorismo). y del trabajo en cadena (Fordismo).

El redescubrimiento de la inteligencia emocional nos ha permitido comprender que un comportamiento basado en valores y sentimientos compartidos no acerca más al bienestar y a la felicidad que el utilitarismo individualista, es decir, la maximización de los intereses individuales.

Hemos comprendido y estamos intentando aplicar formas de comportamiento social y organizacional que favorezcan las relaciones interpersonales, el trabajo en equipo, el clima grupal, el compromiso con el conjunto. Posiblemente una metodología que favorezca la inteligencia emocional en un centro educativo es más eficiente que la aplicación criterios estandarizados de producción al estilo del Ford T de Charlot.

Sin embargo, no caigamos en el papanatismo de pensar que, en el ámbito educativo, la educación emocional es la respuesta a los principales déficits del sistema educativo. Seguro que la educación emocional puede ayudar, pero, según mi punto de vista, el factor principal que impide mejorar la actividad académica y organizativa en las aulas es que el sistema no estimula y, en algún aspecto, hasta impide, premiar a los más responsables y trabajadores y no penaliza a los que "se escaquean” y a los vagos (que siempre los hay).

Enric Renau
Editor
editor@educaweb.com





Opina sobre este tema en nuestro Foro


¿Te ayudamos a encontrar tu curso ideal?
Nuestro buscador encuentra hasta 3 cursos
que encajan mejor con tus características
Rellenar con FacebookRellenar con Facebook
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
CAPTCHA
Change the CAPTCHA code
Escribe los caracteres
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos Relacionados
Lo más Leido
Lo último