Los nuevos retos de los estudios universitarios

Àngels Sogas, Responsable académica de las Escuelas Universitarias de Trabajo Social y Educación Social Pere Tarrés de la Universitat Ramon Llull (Barcelona)
29/05/2006

En los últimos años el número de estudiantes que acceden a la universidad ha padecido un descenso. Un descenso que tiene su principal origen en tres factores. El primero seria debido a la bajada de natalidad que se produjo durante los años ochenta. Los niños nacidos en aquella década son los jóvenes que hoy acceden a la universidad. El segundo es debido a que poco a poco se va mejorando y dignificando la visión que se tiene de la Formación Profesional y, cada vez más, hay más jóvenes que acceden a los ciclos formativos de grado medio y superior. Y como tercer factor, no debemos descuidar el papel importantísimo que juegan las expectativas que ha creado la adaptación de los estudios universitarios al Espacio Europeo de Educación Superior.

Es precisamente la adaptación de los estudios universitarios al Espacio Europeo de Educación Superior uno de los retos que nos encontramos desde las universidades. Las universidades hemos de ser capaces de realizar una nueva programación que sea lo suficientemente flexible y abierta para poder someterse a unos cambios permanentes para irse ajustando de manera continuada a las necesidades de la sociedad y que permita a los estudiantes afrontar los retos de futuro de una sociedad moderna, compleja y cambiante como la nuestra.

También nos encontramos con el planteamiento que supondrá para los titulados actuales este cambio de modelo y cómo afectará este nuevo mapa de titulaciones para la redefinición de unas categorías profesionales que en nuestro país se ha regido por el criterio de diplomaturas y licenciaturas. En este sentido, lo que establece el real decreto del Ministerio de Educación y Ciencia es que los derechos académicos y profesionales adquiridos por los titulados actuales estarán plenamente respetados y que el gobierno irá concretando a medida que publique los nuevos títulos las equivalencias con los anteriores. Todo esto se debe leer como oportunidades para estar más atentos que nunca a la demanda social y a las necesidades de futuro que nuestra sociedad pedirá a las profesiones del campo social y educativo.

Las universidades deben ofrecer como rasgo característico de su formación su apuesta por la calidad de la formación. Es de gran importancia que los profesores además de ser expertos en la materia que imparten compaginen activamente su actividad docente con su actividad profesional. El estudiante debe recibir permanentemente asesoramiento y apoyo personalizado mediante las tutorías y espacios de enseñanza, especialmente concebidos para trabajar en grupos reducidos

Otro gran reto fundamental que acompaña al anterior es la importancia de la formación para la capacitación profesional de los titulados, en especial en las formaciones de Postgraduado que son de carácter avanzado y especializado. Pensar las materias en clave de conocimientos pero también de destrezas, habilidades y competencias nos obliga a continuar con nuestra tarea de huir de un modelo universitario cerrado en sí mismo, y en cambio, estar muy cerca del mundo profesional, poniendo un énfasis especial en el practicum, como elemento central de la formación.
¿Te ayudamos a encontrar tu curso ideal?
Nuestro buscador encuentra hasta 3 cursos
que encajan mejor con tus características
Rellenar con FacebookRellenar con Facebook
Comentar
Nombre
Correo (No se mostrará)
CAPTCHA
Change the CAPTCHA code
Escribe los caracteres
Título
Comentario Límite 500 caracteres. Sólo puedes introducir texto sin formato HTML.
He leído y acepto la política de privacidad
Suscríbete a nuestras publicaciones
Cursos Relacionados
Lo más Leido
Lo último