Orientación Académica

Estudiar en el extranjero - 10 razones para estudiar en el extranjero

10 razones para estudiar en el extranjero

Conocer otra cultura, mejorar el idioma, independizarse, experimentar, mejorar la confianza..., son algunas de las razones para estudiar en el extranjero.
10 razones para estudiar en el extranjero
  • Existen muchos motivos por los que tomar la decisión de estudiar en el extranjero, tanto a nivel personal como académico-profesional, probablemente tantos como personas que deciden hacerlo. Aún así, te presentamos aquellos que consideramos más representativos y que deberías tener en cuenta.

    10 motivos para estudiar en el extranjero

    1. Vivir una aventura. Dicen que la vida empieza allí donde acaba nuestra zona de confort. Lo desconocido estimula el cerebro, amplía horizontes y te proporciona nuevos recursos para enfrentarte a la realidad.

    2. Aprender a ser autosuficiente. Inscribirte en el censo de residentes, abrir una cuenta corriente o firmar un contrato de alquiler son algunas de las gestiones que debes hacer como estudiante extranjero. Se reduce el ámbito de protección familiar y, por tanto, eres responsable de cumplir con las obligaciones que asumes y de entender las normas a las que estás sujeto.

    3. Aprender otro idioma. Comunicarte en otra lengua en las interacciones diarias o estudiar en otro idioma son experiencias que catalizan el aprendizaje. Además de adquirir un mejor acento y mayor fluidez, aprender un idioma in situ es la mejor manera de sentirlo como propio. 

    4. Conocer otra cultura. Cruzar en bicicleta el antiguo muro de Berlín, brindar con mezcal en el día de muertos en México o celebrar el año nuevo en China son maneras únicas e inolvidables de ampliar horizontes. Pero conocer otra cultura implica también entender y respetar sus normas: no reciclar en Alemania o copiar en un examen en Estados Unidos tienen consecuencias mucho más graves que en España.

    5. Un CV que destaca. Un arquitecto que estudia un semestre en Chicago, una economista que hace prácticas de verano en Londres o un hostelero formado en Suiza destacan en un proceso de selección por haber estudiado en la cuna de su disciplina. Pero también destaca el que aprende sueco durante su Erasmus en Linköping y la que organiza eventos durante su máster en Los Ángeles, pues demuestran su disposición a integrarse en culturas ajenas y dar a conocer la propia.

    6. Adquirir habilidades nuevas. Las personas que han estudiado en el extranjero desarrollan las habilidades necesarias para triunfar en el mercado de trabajo del siglo XXI: flexibilidad, capacidad de adaptación y de gestión de la incertidumbre.

    7. Establecer una red de contactos internacional. Desde contactos profesionalmente relevantes hasta amistades sólidas y duraderas, los lazos que se crean en el extranjero superan todo tipo de fronteras. Además, la tecnología facilita mucho el mantener el contacto (ya sea a través de Skype, Facebook, WhatsApp o e-mail).  

    8. Viajar. Descubrir los volcanes de Hawaii o las playas de Filipinas requieren una colosal inversión de tiempo y dinero para alguien que reside en Barcelona. Sin embargo, un intercambio en San Francisco o en Singapur convierte el lujo exótico en una escapada cercana.

    9. Aprender sobre ti mismo. Estudiar en el extranjero es una experiencia de crecimiento personal. Al tomar decisiones en un entorno nuevo, te pones a prueba y aprendes tanto de tus aciertos como de tus errores.

    10. Volver. Ya lo dijo Proust: la verdadera experiencia en el extranjero no es la de descubrir nuevos paisajes sino la de adquirir una mirada nueva sobre el mundo que ya conocíamos.

    ¿Qué tengo que hacer para estudiar en el extranjero?

     

    Infórmate sobre cómo preparar tu marcha, cómo financiar tus estudios o cómo elegir un centro y estudios en el extranjero.
     
Cursos relacionados